reseña the siege of runedar Otros

Reseña: The Siege of Runedar


Información General

Ludonova | Reiner Knizia | 1 a 4 jugadores | 60-90 min | 10+

Los enanos de las minas de Runedar han logrado extraer los últimos pedazos de oro de sus vetas tras años de explotación. Desafortunadamente, un ataque sorpresa de orcos, goblins y trolls han rodeado la fortaleza, impidiendo que el grupo de enanos pueda salir de allí con el tesoro.

El objetivo de los jugadores será el de cooperar para cavar un túnel bajo la montaña que les permita escapar, mientras evitan por todos los medios que las criaturas que les asedian roben el oro que tanto les ha costado conseguir.

The Siege or Runedar es un Tower Defense cooperativo salido de la mente de Reiner Knizia que permite partidas de 1 a 4 jugadores con una duración de entre 60 y 90 minutos.

 

reseña the siege of runedar

 

El último bastión enano

The Siege of Runedar nos ofrece unas mecánicas de Tower Defense muy clásicas pero inteligentemente aliñadas con mecánicas de construcción de mazos. La combinación de estos dos conceptos de juegos otorga a este título de Ludonova un aire fresco y original.

Su impresionante puesta en escena parte de un tablero tridimensional elevado sobre la misma caja del juego. Este tablero, que representa la fortaleza de Runedar, permitirá que nos desplacemos en diferentes niveles: las salas del interior (con el tesoro en su parte central), las murallas, las torres y finalmente el exterior de la fortaleza.

En la parte interior de la fortaleza podremos visitar hasta 5 localizaciones diferentes: la carpintería, la peletería y la fundición (donde conseguiremos madera, piel y metal, respectivamente), la cámara central donde guardamos el oro que hemos de proteger y el patio de la entrada al túnel, una zona llena de escombros que deberemos retirar para poder escapar.

 

reseña the siege of runedar

 

Empleando en el inicio un pequeño mazo de 12 cartas, los jugadores podrán realizar acciones como recolectar recursos, desplazarse o atacar (tanto cuerpo a cuerpo como a distancia). Según avance la partida, los recursos acumulados de forma grupal podrán emplearse para fabricar nuevos objetos, armas en su mayoría, que mejorarán nuestras posibilidades de éxito, sustituyendo cartas de nuestro mazo inicial por estas nuevas mucho más potentes. Contamos con un total de 35 objetos mejorados divididos en 3 niveles.

En nuestro turno, deberemos gastar las 5 cartas de nuestra mano para ejecutar una acción con cada una de ellas. Cada carta nos ofrecerá diferentes opciones, pero estaremos obligados a elegir solamente una (salvo con las cartas de mejora, que nos permitirán llevar a cabo 2 de ellas).

 

juego de mesa the siege of runedar

 

Cada jugador, dentro de su mazo de 12 cartas, tendrá siempre 2 cartas que perjudicarán a su mano. Son las denominadas cartas de orco y tienen la particularidad de que jamás podremos eliminarlas de la partida sustituyéndolas por mejoras. Al comenzar nuestro turno, si contamos con alguna de ellas en nuestra mano, deberemos descartarlas antes de ejecutar ninguna otra acción. Por cada carta de orco que soltemos, tendremos que robar y ejecutar una carta de asedio de la pila correspondiente. Estas cartas añadirán enemigos al asalto, los hará avanzar o incluso puede que haga aparecer catapultas o torres de asedio, armas enemigas muy potentes que pueden infligirnos un daño devastador.

El enfrentamiento contra los enemigos es sencillo, y se lleva a cabo mediante una tirada de dados. Por cada carta que gastemos y que muestre al menos un símbolo correspondiente al tipo de ataque que queremos realizar (hachas para el ataque a cuerpo a cuerpo y ballesta para el ataque a distancia), emplearemos un dado en la tirada (hasta un máximo de 5).

Para eliminar a un enemigo necesitaremos al menos 2 aciertos, aunque existen fichas de goblins y trolls que harán más duros a nuestros rivales y nos obligarán a provocarles un mayor número de impactos o incluso a tener que descartar recursos para abatirlos.

 

juego de mesa the siege of runedar

 

Al final del turno de cada jugador, este podrá reponer las cartas del tablero de mejoras en caso de que haya algún espacio vacío, eligiendo una carta bocabajo de cualquiera de los 3 mazos disponibles.

Nos quedan por mencionar a los Mercenarios, 5 poderosas cartas que estarán disponibles toda la partida pero que, cada una de ellas, sólo podrá ser utilizada en una única ocasión. Sus efectos van desde eliminar automáticamente a todos los orcos dentro de la fortaleza hasta acabar con un troll en el patio, efectos muy potentes cuyo coste nos hará replantearnos usarlas demasiado a menudo: dos pepitas de oro.

La partida finaliza con éxito para los jugadores, si estos logran retirar la última sección del túnel y derrotan a los dos goblins finales.

En cambio, caerán derrotados en cualquier momento si pierden todas las pepitas de oro, revelan la última carta de asedio, revelan la última carta de catapulta, revelan la última ficha de trol o ponen en juego el último orco disponible en la reserva.

 

juego de mesa the siege of runedar

 

Virtudes y defectos de un buen enano

The Siege of Runedar es, esencialmente, un juego de defender la torre puro y duro. Los amantes de este tipo de títulos encontrarán en él un acercamiento clásico al género con una puesta en escena espectacular.

Su añadido más atractivo y diferenciador son esas mecánicas deck building que nos permitirán evolucionar nuestra mano y por consiguiente a nuestro personaje, especializándolo en ciertas acciones y haciendo que, durante los minutos de partida, tengamos una agradable sensación de progresión y desarrollo.

Como buen juego cooperativo, será importante plantear una estrategia y optimizar bien cada paso que demos en la fortaleza, ya que, aunque todo parezca estar relativamente al alcance, lo cierto es que en muchos compases del juego no daremos abasto a la hora de cubrir todos los flancos.

 

 

Lo que mejor nos ha funcionado en nuestra experiencia de juego es la especialización de los enanos, sobre todo potenciando al máximo las habilidades como excavadores para limpiar lo más rápido posible la entrada al túnel. Fortaleciendo al máximo a uno de ellos con mejoras de este tipo, el juego reduce considerablemente su dificultad. Por el contrario, si nos enfocamos más en el combate y damos de lado la excavación, la cosa puede complicarse bastante en rondas más avanzadas, cuando el asedio se intensifique.

Y es que las cartas de asedio se encuentran divididas en 5 niveles que, aunque aleatorizadas, irán apareciendo de manera ordenada (primero las 10 de nivel 1, luego las 10 de nivel 2, etc…). Esto permite que el juego gestione un poco la aparición de orcos y su movimiento durante la partida, centrándose en los primeros turnos en acumular enemigos en los alrededores de la fortaleza para posteriormente desplazarlos en grupos.

Con todo, sí que hemos echado de menos alguna sorpresa más dentro de estas cartas de asedio. La mayoría se limitarán a colocarnos algún enemigo en uno de los 4 flancos de Runedar y/o hacer que las tropas avancen una posición hacia el centro del tablero. Las únicas cartas que se saltan esta norma son las de catapulta y torre de asedio, que afortunadamente ofrecen algo más de variedad.

 

juego de mesa the siege of runedar

 

Nos hubiera gustado ver eventos sorpresa, ataques imprevistos y nuevas criaturas. Es cierto que, además de los orcos, encontraremos goblins y trolls, pero estos solo aparecerán en circunstancias muy concretas a lo largo de la partida, y únicamente en la zona del patio.

Un detalle que quizá no guste a algunos, es que los enemigos nunca atacarán a los jugadores. Se limitarán a avanzar impasibles y a recibir nuestros envites como si jugásemos al tiro al plato. Si logramos hacerlos caer desaparecerán, y en caso contrario vivirán un poco más para seguir avanzando. Personalmente no es algo que nos haya molestado particularmente, pero si le resta algo de dramatismo y tensión a algunas situaciones.

Esta falta de sorpresas y elementos aleatorios (más allá de la aparición y movimiento de los enemigos) hace que las partidas sean bastante similares las unas a las otras, pudiendo hacerse repetitivas a la larga. Sin duda las mecánicas están bien pulidas y el juego se disfruta mucho, pero este punto negro que comentamos empieza a aumentar de tamaño cuanto más jugamos a The Siege of Runedar, y no tardaremos en desear más ingredientes en esta ensalada de tortas.

 

juego de mesa the siege of runedar

 

Lo que si es cierto es que The Siege of Runedar es un juego muy accesible y fácil de sacar a mesa con todo tipo de público. Una buena opción como introducción a los Tower Defense o para saciar las ansias de aquellos que no se vean con fuerzas de jugar un Dawn of the Zeds o un Vanguard of War cada semana. En cuanto a complejidad, podríamos situarlo un peldaño por debajo de Last Bastion.

En lo que respecta a dificultad, en su modo normal nos ha parecido un título bastante asequible (siempre que se juegue con cabeza) y que no pone las cosas demasiado complicadas a los jugadores. Sólo os diremos que encadenamos 3 victorias consecutivas en las 3 primeras partidas.
Para aumentar la presión, el juego ofrece varios modos de dificultad en los que únicamente varía el número de escombros a retirar del patio. Un cambio leve pero que sirve para que la partida se alargue, aumenten las cartas de asedio a revelar y, por consiguiente, el nivel de las mismas.

 

the siege of runedar juego de mesa

 

Un espectáculo tridimensional

Si por alto llama la atención The Siege of Runedar, es por su puesta en escena. El juego se vale de un escenario tridimensional de plástico, construido en la propia caja del juego, sobre el que pegaremos troqueles de cartón para tematizarlo aún más.

Dispondremos además de recursos de madera personalizados para representar los distintos materiales disponibles y figuras de cartón troquelado para los héroes y villanos.

Las ilustraciones son bastante buenas, coloridas y con cierto toque desenfadado, destacando en particular las cartas de mejoras con una muy buena representación de todos los objetos que podremos equiparnos.

Como detalle a agradecer, el contar con una ilustración para el frente y otra para el dorso de cada personaje. Siempre se nos hacen raro esas figuras troqueladas que en ambos lados muestran la misma ilustración.

 

the siege of runedar juego de mesa

 

Como única pega destacable, mencionaría el tener que pegar uno a uno las distintas losetas de madera al inserto plástico de la caja usando una cinta adhesiva de doble cara (incluida en el juego). Algo bastante tedioso y que además no asegura un resultado del todo óptimo en cuanto a fijación.

Mencionar por último el gran tamaño de la caja del juego. Sin duda, una decisión ligada al hecho de que la propia caja forma parte del tablero, pero que conlleva la necesidad de buscarle un rincón privilegiado dentro de nuestra ludoteca. Y es que, amigos míos, no cabe dentro de una estantería kallax.

 

reseña the siege of runedar

 

Conclusión

The Siege of Runedar es un buen Tower Defense. Un juego fresco, divertido y apto para jugadores de cualquier nivel.

Sus reglas son sencillas de asimilar y cuentan con algunas ideas interesantes, como esa gestión del mazo mediante mecánicas deck building. Pero la falta de variedad en la IA enemiga así como la ausencia de eventos aleatorios que añadan chispa a las partidas pueden hacer que, con el tiempo, se haga un juego bastante repetitivo.

Por otra parte, su impresionante tablero tridimensional y lo bien tematizados que están todos los componentes, lo convierten en un caramelo lúdico que entra por los ojos desde el primer momento.

Esa mezcla de juego accesible, ágil de jugar y llamativo visualmente, hace de The Siege of Runedar una opción muy atrayente para los que busquen un juego de defender la torre disfrutable con grandes, pequeños, jugones y recién llegados.

Reseña The Siege of Runedar

Mecánicas 70%
Arte y Componentes 91%
Diversión 78%
Rejugabilidad 60%
Opinión Final

The Siege of Runedar es una magnífica opción como juego introductorio a los Tower Defense. Un juego muy bonito a nivel de componentes cuya medida complejidad permite que cualquiera pueda unirse a una partida. Su mayor problema es la falta de variedad en las partidas, lo que a la larga puede hacer que se haga repetitivo.

Puntuación 74% ¡Muy Bueno!
Puntuación de los Lectores
1 votos
56

¡Escapa de las minas de Runedar!

Ver en BGG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *