Reseña: Shikoku

3.5/5
  • Mecánicas
    3.5/5
  • Dificultad
    2.5/5
  • Originalidad
    3/5
  • Arte
    3/5
  • Materiales
    3/5

Hay veces en que las reuniones para jugar a juegos de mesa se nos van un poco de las manos en cuanto a número de invitados. Amigos que vienen con parejas de forma inesperada, casas rurales, cenas familiares… en cuanto la cifra pasa de los 4 o 5 jugadores el abanico de juegos entre los que elegir se reduce bastante. Por eso, cada vez que veo alguna novedad con aspecto interesante que sobrepase la cifra de los 6 jugadores, trato de, como mínimo, echarle alguna partida.

Shikoku es uno de esos juegos que llamaron mi atención al ver que permitía partida de hasta 8 jugadores. Se trata de un filler rápido, con sesiones que rondan los 30 minutos de duración editado por GdM.

En el juego seremos peregrinos camino del templo Yakuoji, lugar donde se encuentra el buda sanador que evita la mala fortuna. Durante nuestro peregrinaje deberemos subir los 33 escalones que ascienden hasta la pagado recitando mantras y cumpliendo una importante norma: “el camino medio busca la moderación, nunca los extremos”. Aplicado a este juego, la frase se traduce en que no debemos alcanzar la cumbre en primer lugar ni tampoco el último. Para ganar en Shikoku, deberemos llegar a nuestro objetivo en segunda o penúltima posición.

Una carrera entre oraciones

Shikoku es en definitiva un juego de carreras en el que, tomando muy acertadamente el espíritu japonés, deberemos tratar de contener un poco nuestras ansias de ascenso e ir gestionado los movimientos de nuestro peregrino para no distanciarnos demasiado del grupo. En cada turno iremos jugando siempre una carta de nuestra mano que nos hará desplazarnos de forma obligatoria, estás cartas variarán en el número de peldaños que ascendamos, con lo que deberemos administrar nuestra mano para, llegado el momento, reducir el ritmo de subida dejando paso a alguno de nuestros contrincantes y colarnos en la pagoda en el momento exacto (algo nada sencillo, sobre todo cuando estamos jugando a los números más alto de jugadores).

 

shikoku reseña

 

La forma de jugar es muy sencilla y fácil de explicar. Los jugadores tendrán siempre en su mano 3 cartas; en cada una de ellas vendrá indicado el número de escalones que subiremos al jugarla (representados por sandalias japonesas) y una cifra en la parte superior. En nuestro turno, deberemos jugar una carta que colocaremos bocarriba en la mesa siguiendo el orden numérico de esta cifra superior. Es decir, si jugamos una carta con el número 22, y un jugador anterior ha colocado una con el número 31, nuestra carta se situará delante de la de nuestro contrincante. Además, cada jugador contará con un peregrino en el tablero y otro que servirá para colocar sobre nuestra carta recién jugada.

 

shikoku reseña

Componentes de inicio de partida para cada jugador

 

Una vez todos hayamos jugado una carta, y estas estén ordenadas por su número, comenzaremos a mover a nuestros peregrinos en el tablero siguiendo el orden de las cartas en mesa, de izquierda a derecha (es decir, primero el jugador que colocó la carta con el número más bajo). Habrá 2 excepciones: el jugador cuya carta esté en segunda posición desde la izquierda, y aquel cuya carta esté en segunda posición desde la derecha. Estos dos jugadores no ascenderán ningún escalón este turno.

 

shikoku analisis

Nuestro segundo meeple servirá para marcar cual es nuestra carta

 

Aquí empezamos a ver ya parte de la estrategia del juego. El turno en el que colocamos nuestra carta y en qué posición la situamos se torna clave para el desarrollo de la partida. Siempre que queramos bloquear el ascenso de algún jugador, tendremos la opción de intentar desplazar sus cartas a estas posiciones en las que anulamos su movimiento.

El orden de juego se torna vital, turno tras turno. Si somos el primer jugador en soltar carta, no tendremos la menor idea de donde acabaremos en el orden final, pero en cambio, si jugamos nuestra carta el último, podremos evitar con facilidad las posiciones que anulan nuestro movimiento (si así lo queremos, ya que según se desarrolle la partida puede interesarnos frenar nuestro avance).

 

shikoku opinion

 

Cuando todos los peregrinos hayan hecho su movimiento, debemos llevar a cabo una pequeña fase de reabastecimiento de cartas en la que seguiremos estos pasos:

  • Desplazaremos la primera carta hasta la última posición, y este jugador robará una nueva carta del mazo.
  • Cada jugador (salvo el desplazado) y siguiendo el orden de fila, tomará una de las cartas jugadas en la ronda anterior (estas se encontrarán aun sobre la mesa) hasta tener un total de 3 cartas en mano.
  • Las cartas sobrantes se descartarán.

Una vez hecho esto, ya estaremos listos para jugar un nuevo turno.

Una estética budista

El contenido de Shikoku se resumen en: un tablero de 2 alas, un mazo de cartas y 16  meeples de peregrino (2 por jugador). Todos estos elementos cuentan con una buena calidad como era de esperar, con ilustraciones muy bonitas, destacando sobre todo el tablero, muy tematizado y con un estilo colorido y onírico que me ha gustado bastante.

 

shikoku reseña

 

La sencillez del juego no requería mucho más, con lo que en este aspecto cumple perfectamente.

Conclusión

Shikoku se ha ganado un hueco en mi estantería por dos motivos: el primero por dar opción a partidas de hasta 8 jugadores, y en segundo lugar por su alto contenido de pique cada vez que ve mesa. Tanto si jugamos 4 jugadores (el juego incluye un par de reglas para adaptarse mejor a 3 y 4 jugadores) como si alcanzamos el máximo de 8, siempre tendremos partidas reñidas y bastante ajustadas.

 

shikoku reseña

 

Además, sus sencillas mecánicas lo hacen accesible a todo tipo de jugadores y gracias al buen ritmo de los turnos es el clásico juego que no guardaremos sin antes jugar al menos un par de partidas consecutivas.

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.