Reseña: Sanctum

3.5/5
  • Mecánicas
    3.5/5
  • Dificultad
    2.5/5
  • Originalidad
    3.5/5
  • Arte
    4/5
  • Materiales
    4.5/5

La espléndida ciudad de Sanctum ha sido invadida por las huestes de Malghazar, el Señor de los Demonios. Tras largo tiempo descansando aprisionado en su sepulcro de Jade, este poderoso demonio ha vuelto a la vida y ahora la salvación de la capital depende únicamente de un pequeño grupo de héroes que deberán recorrer un largo camino hasta sus puertas.

Así comienza Sanctum, juego de 2 a 4 jugadores editado en castellano por Devir que viene precedido por la fama de ser una versión en tablero del clásico videojuego Diablo.

Preparación y mecánicas

Sanctum es principalmente un juego de colocación de dados con una interesante mecánica de desarrollo de nuestro personaje mediante la gestión del inventario y de las nuevas habilidades que iremos aprendiendo.

La partida se desarrolla a través de un mapeado con una ruta prefijada en línea recta de la que no podremos salirnos nunca. Es decir, es un juego donde no existe ningún tipo de exploración más allá de avanzar de manera incesante, algo que choca bastante con esa comentada similitud con la saga Diablo, un videojuego en el que teníamos todo tipo de escenarios por visitar con infinidad de rutas diferentes y bifurcaciones a lo largo y ancho del mapeado.

 

reseña sanctum

 

Donde sí hallamos puntos en común es en los abundantes enfrentamientos y en la casi obsesiva recolección de armas y armaduras que llevaremos a cabo con el único objetivo de mejorar a nuestro héroe y sus opciones de sobrevivir al duelo final contra Malghazar. Este sistema de looteo es básicamente lo que mantiene el interés durante las partidas gracias a ese afán, del que pocos nos libramos, por conseguir el mejor personaje o la mejor combinación de herramientas que nos permita llevar a cabo los ataques más devastadores.

Para la preparación del juego, cada jugador seleccionará a uno de los 4 héroes disponibles: La Cazadora, El Forajido, El Exterminador o La Bailarina. Tomará entonces sus componentes propios: tableros personales, miniatura, cartas , dados y fichas, y confeccionará su zona de juego en la que destacan la ilustración donde se representa al héroe con los recuadros para objetos y la tabla de aptitudes, un conjunto de cartas y losetas que nos permitirá hacer evolucionar a nuestro personaje.

 

reseña sanctum

 

En cuanto a los tableros centrales dispondremos de tres tipos diferentes:

  • Tablero de Hordas: Aquí colocaremos los 3 mazos de demonios disponibles en el juego. Los barajaremos según el icono que los identifica y que marca a que nivel pertenecen dichos enemigos: nivel I, nivel II o nivel III:

 

reseña sanctum

 

  • Tableros de Acto: Las partidas en Sanctum discurren a lo largo de distintos actos, cada uno de ellos representado por un tablero de juego que conformará un tramo de nuestro viaje. Según el número de jugadores se usarán seis de estos actos (para cuatro jugadores), cinco actos (para tres jugadores) o cuatro actos (para dos jugadores). Nunca se mostrarán más de dos tableros de actos simultáneamente.
  • Tablero de logros: El tablero de logros muestra cuatro tipos de logros diferentes, cada uno con varias fichas de logro colocadas aleatoriamente y bocabajo sobre él. El jugador que alcance por primera vez cada uno de estos logros, se llevará la ficha correspondiente a su reserva personal, y podrá usarla únicamente durante la batalla final contra el Señor de los Demonios.

 

opinion sanctum

 

Para terminar, colocaremos las fichas de intervención divina en los espacios correspondientes dentro de los Tableros de Acto. Estas fichas permiten que todos los jugadores reciban un dado extra en cuanto cualquiera de los héroes alcance la casilla en la que se encuentran.

El turno en Sanctum se desarrolla de una manera bastante sencilla. Siempre dispondremos de tres acciones a realizar, de entre las que deberemos seleccionar una:

  • Avanzar: Para avanzar, moveremos la miniatura de nuestro personaje al espacio vacío que esté frente al jugador en cabeza. Es decir, cuando avancemos, siempre nos situaremos en primera posición.
    Tras realizar el movimiento, deberemos revelar tantos demonios como nos indique la casilla en la que nos encontremos. Estas cartas pueden aparecer de una en una o en sets de dos cartas.
    La primera casilla de cada Acto siempre nos obligará a revelar cinco sets de demonios, mientras que el resto solo mostrará un único set. Sea como sea, tras revelarlos, deberemos seleccionar uno de estos conjuntos y colocarlo en nuestro tablero personal.
    Por último, puede darse el caso de que entremos en la última casilla de uno acto, que muestra siempre un icono de Tesoro. Sólo en estas ocasiones, deberemos voltear todas las cartas de demonios que estén todavía sobre la mesa para revelar de esta forma los objetos que escondían. Empezando por el jugador activo, y siguiendo el orden en el que estén dispuestas las figuras sobre el tablero, cada jugador tomará uno de estos tesoros y lo guardará en su zurrón.
  • Luchar: Si al comenzar nuestro turno, tenemos algún enemigo en nuestra zona personal, podremos elegir combatirlos. Para ello tendremos que realizar varios pasos de forma ordenada.
    El primero de estos pasos, opcional, es usar pociones (tanto azules como rojas), para regenerar resistencia o concentración que hubiéramos utilizado en combates anteriores.
    A continuación, lanzaremos todos los dados que tengamos a nuestra disposición. Al comienzo de la partida serán 2, aunque estos irán aumentando con el paso de las rondas.
    Los resultados de estos dados nos servirán para dañar a los enemigos. Cada carta de demonio mostrará entre uno y tres dados con un resultado concreto. Deberemos intentar que los resultados de nuestra tirada coincidan con el valor que aparezca en las cartas, cada dado que coloquemos sobre una carta, será un daño infligido al enemigo. Cuando obtengamos todos los resultados requeridos, habremos derrotado a ese enemigo.

reseña sanctum

 

Para ayudarnos a conseguir esos resultados, tendremos a nuestra disposición habilidades que nos permiten modificar los dados. Al inicio de la partida, estas habilidades no serán demasiado poderosas, y vendrán todas impresas en el tablero de personaje. Pero según vayamos adquiriendo nuevas armas o armaduras, estas se verán muy potenciadas.
La forma de activar las habilidades de nuestro héroe es mediante las fichas de concentración o de resistencia. Cada habilidad tendrá un requisito particular (por ejemplo: usar una ficha de concentración (azul) para modificar el resultado de un dado en 1), y una vez esa ficha se ha empleado, no podremos recuperarla hasta que descansemos o hasta que otra habilidad así nos lo indique.
Dado que el número de fichas es limitado (variará según el personaje), tendremos que aprender a gestionar su uso. Afortunadamente, a lo largo de la partida podremos incrementar nuestra reserva de concentración y resistencia, con lo que poco a poco podremos ejecutar un mayor número de habilidades y aumentar su potencia.

 

sanctum juego de mesa

Tras finalizar nuestro ataque y la consecuente activación de habilidades, aquellos enemigos que todavía no hayan recibido todos los impactos necesarios para morir, realizarán un contraataque. El daño que infligen viene señalizado en su carta con unos iconos de gotas de sangre: recibiremos tantos daños como gotas.
Podremos bloquear estos ataques usando habilidades que muestren iconos de escudo. Cada escudo sirve para bloquear un punto de daño. Todos aquellos daños no bloqueados terminarán por herirnos, y deberemos anotarlo en el marcador de vida. Cuando este marcador llegue a cero, tu personaje habrá muerto y quedarás fuera de la partida.
Al finalizar el combate deberemos ganar niveles por cada enemigo eliminado. Las gemas que aparecen en la parte superior derecha de las cartas de demonios muestran los niveles que ganamos. Por cada gema, podremos subir una gema al siguiente espacio de nuestra tabla de aptitudes. Explicaremos el funcionamiento de la tabla un poco más abajo.
Además, cada enemigo abatido nos permitirá voltear su carta para revelar un objeto que podremos guardar en nuestro zurrón.
Todos los enemigos que sigan vivos, conservarán los impactos recibidos (que marcaremos mediante un indicador de impacto) mientras que nosotros recuperaremos los dados utilizados.

Por último deberemos comprobar si hemos cumplido algún requisito de la tabla de logros.

  • Descansar: Cuando decidimos descansar no ejecutaremos ataques ni nos desplazaremos, pero podremos recuperar todas las fichas de resistencia y concentración que hayamos empleado en cualquier habilidad.
    Además, será el momento para equiparnos con equipo que hayamos obtenido durante nuestras batallas, para ello tendremos que descartarnos de gemas del color que nos indiquen las cartas de equipo. Existen gemas de 3 colores distintos y además gemas de color blanco, que sirven como gemas de cualquier color. Recordemos que las gemas las obtendremos derrotando a demonios o subiéndolas a través de la tabla de aptitudes.
    Tras equiparnos, podremos descartar todas las cartas de objeto que no queramos utilizar y recibiremos a cambio una poción por cada una de ellas del color que deseemos: roja o azul. Antes de cada acción de Luchar podremos gastar todas las pociones que queramos para recuperar una ficha de concentración o de resistencia a cambio de cada una de ellas.
    Por último deberemos comprobar si hemos cumplido algún requisito de la tabla de logros.

 

reseña sanctum

Tabla de Aptitudes

 

Tenemos que detenernos un instante en la tabla de aptitudes y su funcionamiento, ya que es el elemento esencial que rige la evolución y desarrollo de nuestro personaje. Esta tabla mostrará tres columnas con una combinación de cartas y losetas que variará de un personaje a otro. Sobre cada uno de estos elementos se dispondrán las gemas de colores que se indiquen en cada carta/loseta. Cada vez que eliminemos a un enemigo, tal y como ya hemos mencionado anteriormente, podremos desplazar un espacio hacia arriba un determinado número de gemas (cuanto mayor sea el nivel del demonio eliminado, más gemas podremos desplazar). Tendremos total libertad para moverlas, siempre teniendo en cuenta que recibiremos el beneficio de cualquiera de las cartas/losetas que se queden libres de gemas. Además, todas las gemas que salgan de la tabla por la parte superior, las podremos acumular para emplearlas como pago en la compra de equipo durante la acción Descansar.

Esta será la forma en la que la partida se irá desarrollando turno tras turno, hasta que del inicio el acto 5, que coincidirá con la llegada del primer jugador al tablero donde se muestran las murallas de la ciudad de Sanctum.

 

sanctum juego de mesa

 

En ese instante, como es habitual, se desplegarán cinco parejas de demonios y el jugador activo se asignará una de ellas a su elección, pero en contra de lo que sucedía anteriormente, dicho jugador no podrá seguir avanzando, y en su turno únicamente podrá Descansar o Luchar contra enemigos que ya tenga asignados. En el momento que cualquiera de los jugadores empiece su turno sin demonios asignados, podrá franquear las murallas y situarse frente a la catedral.

Será entonces cuando aparecerá el señor de los demonios, colocaremos el tablero 6 en sustitución del tablero de logros, que ya no usaremos más y situaremos el mazo del Señor de los Demonios sobre la ilustración de este. El turno concluirá robando dos cartas de dicho mazo y colocándolas sobre la catedral.

A partir de ahora, todos los jugadores en su turno pueden elegir entre ejecutarlos de manera normal (es decir, luchando o descansando) o acudir a la llamada a las armas, en este último caso se descartarán de todos los demonios que tengan asignados y colocarán su miniatura frente a la catedral.
Si el jugador tarda demasiado en acudir a la llamada, irá acumulando cartas del Señor de los Demonios hasta un máximo de dos. Cuando esto último suceda, todos los jugadores deberán acudir de forma obligatoria.

 

sanctum juego de mesa

 

El acto concluirá con una potente demostración de poder del rey de los demonios: se deberán revelar todas las cartas robadas y ejecutar sus acciones por orden. Los jugadores situados a las puertas de la catedral se verán afectados por dos cartas, aquellos que acudieron a la llamada un turno después se verán afectados por tres, y los que aguardaron a la segunda llamada deberán afrontar los efectos de cuatro cartas.

Tras este épico momento llega la batalla final, donde haremos frente al mismísimo Malghazar. Duelo que cada jugador realizará de forma independiente, similar a cualquier otro durante el juego.
Para ello, se repartirán 5 cartas del Señor de los Demonios y 4 cartas de furia y se colocarán de modo que vayan alternándose en la parte superior del tablero de héroe.

 

sanctum juego de mesa

 

En cada ronda de juego, todos los jugadores realizarán una acción de Luchar de manera obligatoria. Ya no se podrá Descansar (ni tampoco Avanzar, tal y como comentamos anteriormente).

Durante dicha acción los jugadores lanzarán sus dados y los resolverán de forma habitual aunque sólo podrán asestar los impactos a la carta sobre la que se encuentre su miniatura. Cuando destruyamos una carta, colocaremos nuestra miniatura en la siguiente. Si esta es una carta de furia, le daremos la vuelta para resolver su efecto inmediatamente y a continuación seguiremos colocando dados y aplicando habilidades, si fuese posible.

 

sanctum juego de mesa

 

Tras nuestro ataque, llega el momento de contabilizar el daño que nos infringe el Señor de los Demonios. Para ello tendremos que sumar todos los puntos de daño de la carta en la que nos encontremos así como los de todas las cartas que queden por delante de esta (las cartas de furia solo se sumarán si están bocarriba).

Por si esto fuera poco, cuando todos los jugadores hayan luchado por primera vez, el Señor de los Demonios realizará otro ataque devastador: tomaremos 2 cartas de su mazo y las colocaremos en la parte inferior del tablero 6. A continuación revelaremos una tras otra y aplicaremos su efecto.

Tras la segunda ronda de combates, realizaremos el mismo proceso pero en lugar de 2 cartas, revelaremos solamente una.

A partir de la siguiente ronda, no habrá más ataques de este tipo, aunque se realizarán tantas como sean necesarias hasta que caigan todos los héroes o el demonio sea derrotado.

El vencedor de la partida será aquel que logre derrotar a Malghazar y conserve más puntos de vida en su marcador.

Componentes y apartado artístico

Sanctum es un juego que brilla con luz propia en este apartado. Desde su llamativa caja, con esa cabeza de diablo como imagen principal, hasta la última de sus cartas, el juego luce imponente y espectacular.

Todo el trabajo de ilustración es brillante, destacando particularmente los tableros y las ilustraciones creadas para mostrarnos el equipo que podremos portar, todas ellas únicas.

 

sanctum juego de mesa

 

El diseño de enemigos también es sobresaliente, aunque en este apartado el juego peca de escasa variedad. Durante nuestras aventuras derrotaremos a más diablos clónicos de los que nos gustaría, algo que resta un poco de inmersión a las partidas.

En cuanto a componentes, el juego anda realmente bien servido: tableros personales de muy buen grosor, gemas de distintos colores, fichas variadas, cartas con buen gramaje y por supuesto unas miniaturas detalladas que lucen de maravilla. Nos ha sorprendido particularmente la calidad del manual de reglas, con una gramaje y un tacto nada habitual. No seremos nosotros quienes lo probemos, pero tiene pinta de poder sobrevivir a la caída de un vaso de agua.

Opinión personal

Antes de hacerme con Sanctum tuve dos fases distintas con este juego. La primera fue la de amor a primera vista. Caí rendido ante su puesta en escena y temática, me maravillaron esos diseños y la idea de tener un juego de mesa que simulase la experiencia del grandísimo Diablo.
La segunda vino más cargada de dudas y llegó cuando vi varias explicaciones del juego. Ahí fue cuando comprobé que la idea de exploración quedaba totalmente fuera del planteamiento del juego y que el mapeado no era más que una línea recta que se extendía hasta la lucha final, y eso en un principio no me gustó nada.

Tras haber jugado varias partidas, puedo entender el sentido de dicha renuncia. Sanctum es un juego muy directo, que sitúa todo el peso de la aventura en esa gestión de inventario y desarrollo de héroes en base a unos combates que comienzan con bastante azar pero terminan evolucionando a algo más controlado en cuanto empezamos a hacer acopio de equipo.

 

sanctum juego de mesa

 

¿Qué habría sucedido si se hubiera ampliado el mapeado y se hubiese permitido la exploración libre? Mi opinión es que esto habría dilatado demasiado la llegada de la lucha final.  Habría dado rienda suelta a los jugadores a farmear en busca de mejor equipo durante horas y  podría haber convertido la experiencia de juego en una maratón interminable y bastante agotadora.

El hecho de hacer el viaje a través de una única ruta, y que además la propia partida nos empuje a avanzar continuamente, permite controlar la duración del juego y además balancear el nivel de los enemigos y los objetos que cada jugador se encuentre por el camino.

Personalmente me ha terminado pareciendo una salida elegante y efectiva para comprimir al máximo las sensaciones que sus creadores querían transmitir sin dar forma a un monstruo de esos que fascinan a muchos pero que pocos se atreven a sacar a mesa por lo farragoso de sus reglas y su extensa duración.

Efectivamente, Sanctum no es un juego para los amantes de la exploración o los sandbox, como sabemos que muchos habrían deseado, pero queda muy claro que tampoco es eso lo que sus creadores buscaban.

 

sanctum juego de mesa

 

Las únicas elecciones que deberemos afrontar durante el viaje de Sanctum estarán relacionadas con el grupo de enemigos al que queremos enfrentarnos y, posteriormente, con la evolución de nuestro héroe a través de ese magnífico sistema de gemas que implementa. Estas decisiones irán muy relacionadas ya que  las cartas de enemigo indicarán siempre cuantas gemas recibiremos tras derrotarlo, de qué color serán estas, y además el tipo de objeto que nos aportará (arma, casco, botas, etc…). Una información esencial para no perder el tiempo y asegurarnos de que cada enfrentamiento que llevemos a cabo nos reporte un beneficio de nuestro interés.

Las sensaciones más negativas me las ha dejado esa forma en la que se decide el ganador de la partida, nada elegante y terriblemente simplona.

Si me ha gustado más otro de los aspectos que se ha criticado bastante del juego: el enfrentamiento final. Personalmente ese duelo me parece divertido y un reto considerable que nos obliga a prepararnos contrarreloj durante toda la partida. Salir bien parado de las embestidas a las que el Señor de los Demonios nos someterá no es sencillo y, especialmente en los modos de dificultad más altos, puede ser bastante complicado escapar vivos de Sanctum.

Conclusión

Sanctum es un título que me ha dejado muy satisfecho por sus buenas dosis de diversión y su sencillez de reglas. La gestión de dados durante los combates, unida a la progresión del héroe a través de un tablero de habilidades muy bien planteado, son sus puntos más fuertes, mientras que las  mayores pegas recaen en su linealidad y un final de partida poco satisfactorio a causa de su método de elección de vencedor.

 

sanctum juego de mesa

 

A nivel visual es un juego muy llamativo, con buenas ilustraciones y un diseño perfectamente tematizado que ayuda enormemente a sumergirnos en este oscuro mundo medieval. Cuenta además con buenas miniaturas para los héroes, tableros de calidad y, como aspecto menos trabajado, un escaso número de ilustraciones de enemigos, que hacen que estos se repitan excesivamente en cada partida.

En definitiva, Sanctum satisfará a quienes busquen un juego ligero que le permita gestionar y mejorar un héroe con el único objetivo de acabar con el enemigo final recibiendo el mínimo daño posible. Una experiencia realmente entretenida que, sin convertirse en un indispensable, sí que merece hacerse un hueco en nuestra ludoteca.

 

Lo Mejor

  • Componentes muy buenos.
  • Juego directo y sencillo.
  • Muchos objetos por descubrir.

Lo Peor

  • Escasa variedad de héroes.
  • Elección de vencedor de partida poco trabajada.

 

 Sanctum

EDITORIAL: Devir
AUTOR: Filip Neduk
JUGADORES: de 2 a 4
DURACIÓN: 90 minutos
EDAD: 12+
DUREZA: 2.45/5
Sanctum en la bgg

 

Buscar en Ronda Final

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Nuestro Top

top juegos de mesa
https://www.rondafinal.es/xia-juego-de-mesa-resena/
https://www.rondafinal.es/resena-escape-tales-el-despertar-juego-de-mesa/
top juegos de mesa
marvel champions
top juegos de mesa
top juegos de mesa
ponzi scheme
monster lands
lord of hellas

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.