Reseña: Osopark

3.5/5
  • Mecánicas
    3.5/5
  • Dificultad
    3/5
  • Originalidad
    3/5
  • Arte
    3/5
  • Materiales
    3.5/5

Te acabas de convertir en el responsable de un parque de osos y tu primer objetivo es construir el mejor parque jamás visto para estas criaturas. ¿Te decantarás por los osos polares o los pandas? ¿Quizás eres más de koalas? (Sabemos que, técnicamente, no son osos, pero el juego también los incluye porque “son muy monos” y nosotros no lo vamos a rebatir). Pues bien, esta es la sencilla premisa de Osopark, un juego que edita Maldito Games para 2-4 jugadores de Phil Walker-Harding, un diseñador prolífico del que también nos han llegado títulos como Dungeon Raiders, Sushi Go o Cacao.

Colocación de losetas al más puro estilo tetris

La mecánica principal de este Osopark es muy sencilla: se trata de colocar losetas de distintas formas y tamaños en una cuadrícula, por lo que en este sentido no se trata de un juego muy rompedor. Sin ir muy lejos, Patchwork, de Uwe Rosenberg y también editado en nuestro país por Maldito, funciona de un modo muy similar. Esto no quiere decir que nos dé una impresión de ser un tipo de juego manido, ni mucho menos. Walker-Harding la implementa con buena mano y, en combinación con otros aspectos, consigue que cada partida nos resulte divertida, aunque sin mucha complicación (si no queremos).

 

oso park juego de mesa reseña

 

Como suele ser el caso en este tipo de juegos, el objetivo final será acumular más puntos que nadie, que conseguiremos colocando las mencionadas losetas en nuestro parque. Al inicio, cada jugador recibirá una cuadrícula de terreno “virgen” con una serie de símbolos: varias carretillas, dos hormigoneras, una excavadora y un grupo de aparejadores. El juego se desarrolla de forma continua hasta que uno de los jugadores haya completado su parque, que ocupará un máximo de cuatro terrenos. Cada solar es distinto, lo que contribuye a que cada partida sea distinta y mejora la rejugabilidad.

 

reseña oso park

 

A medida que vayamos colocando losetas sobre dichos símbolos, iremos activando su acción correspondiente, lo que se traduce esencialmente en tomar una loseta de nuestra elección de la parte del tablero correspondiente al símbolo tapado. Las carretillas nos permitirán tomar losetas que no dan puntos, como aseos, zonas de recreo y ríos; las hormigoneras se corresponden con los cuatro tipos de losetas principales del juego, que estarán ordenadas de mayor a menor por su valor (de siete a uno); y las excavadoras se corresponden con losetas especiales, cada una de una forma distinta, y que por lo general nos otorgarán muchos puntos. Por último, el cuadrado donde vemos a un grupo de obreros o aparejadores nos permite tomar una nueva cuadrícula de terreno con la que ampliar nuestro parque de osos. Además, veremos que en cada cuadrícula hay un cuadrado con una especie de pozo. Este es el único hueco que no podremos tapar, ya que aquí irán las estatuas de oso, unas fichas especiales que conseguiremos al cerrar por completo cada cuadrícula de terreno. Como sucede con las losetas, las fichas de estatua están numeradas de mayor a menor y se irán otorgando a los jugadores a medida que estos completen sus terrenos por orden, de modo que hay que ser rápido para llevarse las estatuas de más puntos.

 

oso park juego de mesa reseña

 

Como veis, se trata de una dinámica de juego muy sencilla: cuando llegue su turno, cada jugador tendrá que realizar una sola acción que, por lo general, será colocar una loseta de su reserva. A medida que tape los símbolos de su parque, cogerá las losetas correspondientes y las colocará en su reserva. Si un jugador no tiene ninguna loseta que colocar, podrá gastar su turno en tomar una de su elección de la sección de la carretilla (es decir, aquellas que no reportan puntos).

No te olvides de los aseos

A pesar de su sencillez inicial, Osopark puede tener un componente estratégico importante, ya que el número de losetas disponibles es muy limitado, lo cual se deja notar mucho más cuando jugamos cuatro personas, y su estilo tetris hace que en muchas ocasiones nos cueste horrores completar nuestro parque si no hemos sido previsores. Especial mención en este sentido merecen los aseos, ya que solo tendremos 10 de ellos disponibles en toda la partida y son las únicas losetas que ocupan un solo cuadrado. Se agotan con facilidad y un parque sin aseos no va a recibir a muchos visitantes. Este es uno de los motivos que hacen que las partidas de Osopark no estén faltas de tensión, sobre todo en las etapas finales, cuando ya tenemos una idea clara de cómo terminar nuestro parque, pero vemos que se agotan las losetas que necesitamos.

 

reseña oso park

 

¿Demasiado fácil? No, si no quieres

Si creéis que Osopark os va a resultar demasiado fácil o manido al cabo de tres o cuatro partidas, os equivocáis. Y es que aún no os hemos hablado de las fichas de objetivos. Se trata de una variante “para expertos”, como se denomina en las reglas, en la que jugaremos con fichas de objetivo a la vista de todos los jugadores. El primero que cumpla los criterios de la ficha (tener un tipo de loseta de cada tipo, crear una forma determinada con las losetas, acumular un número de losetas del mismo tipo, etc.), se la lleva y obtiene los puntos de victoria que aparezcan en ella. ¿Parece sencillo, no? Pues se trata de una adición más que bienvenida al juego base que hará que cada partida sea distinta, ya que encontramos diez tipos de objetivos distintos y en cada partida solo usaremos tres. Dicho de otro modo: más rejugabilidad y más estrategia.

 

análisis oso park

 

Visualmente mejorable

Osopark no es un juego feo; es importante dejar esto claro desde un primer momento. Sin embargo, sí que creemos que el apartado visual es uno de los aspectos mejorables. Las losetas con los ositos son muy monas, pero el estilo de dibujo característico de Klemens Franz nos sigue pareciendo un tanto plano y falto de chispa. Por otra parte, y al contrario de lo que su reducido precio nos pueda llevar a pensar, se trata de un juego con una impecable calidad de componentes. Las losetas son gruesas y de buena calidad, al igual que las cuadrículas de los terrenos. Las instrucciones son muy, muy cortas y están bien explicadas, por lo que podréis aprender a jugar en menos de quince minutos. Además, las partidas suelen ser rápidas, oscilando entre 40 y 50 minutos.

 

oso park juego de mesa reseña

 

Conclusión

Osopark puede catalogarse como un filler sencillo, rápido y divertido. Es recomendable tanto para noches de juego en familia como para abrir boca en una quedada jugona antes de ir a por el plato principal.
 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.