reseña orleans historias Eurogame

Reseña: Orléans Historias


Información General

Arrakis Games | Reiner Stockhausen | De 2 a 4 jugadores | 60-180 min | 12+

El valle del Loira recibe con los brazos abiertos la llegada de nuevos colonos. Allí, nobles, trabajadores y artesanos se asentarán parda dar forma al nuevo mundo dentro y fuera de Orleans.

En Orléans Historias, Reiner Stockhausen retoma uno de sus juegos más conocidos para desarrollarlo y evolucionarlo a través de dos vías diferentes que originan las dos historias que incluye esta caja: El Primer Reino y El Favor del Rey, ambas completamente autojugables e independientes.

Orléans Historias es un eurogame que tiene como principal mecánica el bag building (o construcción de bolsa), y permite partidas de 2 a 4 jugadores con una duración de entre 60 y 180 minutos. En castellano ha sido publicado por Arrakis Games.

 

reseña orleans historias

 

El clásico se expande

Antes de hacer un repaso a cómo se juega me gustaría dedicar unas líneas a explicar que es, y qué no es, este Orleáns Historias.

Orléans Historias es un juego 100% independiente que toma prácticamente todos los elementos del clásico Orleáns y le da un giro de tuerca añadiendo algunas nuevas mecánicas y tableros, así como un ligero toque narrativo. No estamos por tanto ante una expansión ni tampoco frente a un juego Legacy. Las dos historias que encontramos en esta caja podremos disfrutarlas todas las veces que queramos sin necesidad de contar en nuestra ludoteca con el título original, y además cada una de ellas aportará un sabor muy diferente al contar con reglas y acciones únicas, además de objetivos diferentes.

El elemento que nos guiará a través de estas historias son los Libros de Historias (de los que dispondremos uno por jugador). En ellos se irán describiendo los diferentes estadios por los que pasaremos a lo largo de la partida, así como los añadidos a las reglas y objetivos que irán activándose durante su desarrollo.

 

orleans historias juego de mesa

 

Como ya hemos comentado, el pilar principal de Orleáns Historias sigue siendo el bag building, un original sistema de juego en el que iremos extrayendo diferentes tipos de fichas de nuestra bolsa (que representan a nuestros seguidores) para posteriormente colocarlas en las localizaciones del tablero según nuestros intereses. Estas localizaciones requerirán entre 2 y 3 fichas de un determinado tipo para activar una acción, que en muchos casos suelen otorgarnos nuevas fichas de Seguidores. Cada vez que completemos una acción, volveremos a introducir las fichas usadas en nuestra bolsa, así como todas aquellas que hayamos obtenido durante el turno.

Este último aspecto, el de devolver todas las fichas usadas a nuestra bolsa, es uno de los que otorga mayor personalidad a la mecánica de bag building, ya que al contrario de lo que sucede con los juegos tipo deck buidling, aquí no deberemos esperar a renovar nuestro mazo para que empiecen a aparecer las fichas recién adquiridas.

Además del tablero personal, donde tendremos disponibles las mencionadas acciones, también encontramos un tablero central donde se aleatorizarán diferentes losetas de terreno, que nos encargaremos de conquistar con nuestro colonos para, posteriormente, obtener recursos de ellas mediante la ejecución de su correspondiente acción. Así, podremos conseguir madera, grano, queso, pescado o vino.

 

reseña orleans historias

 

Hasta aquí no encontramos mayores diferencias con el título original, de hecho incluso los Seguidores disponibles son los mismos del Orleáns clásico.

Donde el juego empieza a mostrar novedades, es a la hora de analizar las acciones disponibles, los objetivos y las reglas, que además tendrán ciertas variantes dependiendo de la historia que juguemos.

El primer escenario recomendado para empezar a jugar es El Primer Reino. En esta historia los jugadores avanzarán a lo largo de 8 eras, en las que iremos presenciando la evolución de nuestro reino. Cada jugador realizará el desplazamiento entre eras de forma independiente y siempre al cumplir determinados objetivos. Por ejemplo, para avanzar de la primera a la segunda era, tendremos que controlar un mínimo de 3 zonas en el tablero central.

Al entrar en una nueva era, obtendremos más opciones de construcción, variará el número de seguidores que podremos extraer por ronda, cambiará alguna regla e incluso se activarán ciertos eventos que puede ser perjudiciales y que obligarán a los jugadores a colaborar para evitar desastres mayores, como es el caso de la Hambruna que tendrá lugar en la era 3.

Lo divertido de esta historia es que no lucharemos por acumular puntos de victoria, si no que competiremos en una carrera por ser los primeros en llevar a nuestro reino a la última era mientras cumplimos ciertos requisitos de construcción obligatorios.

 

orleans historias juego de mesa

Tablero de Eras del Primer Reino

 

Estos objetivos vendrán recogidos en la libreta de Tareas, e iremos tachándolos conforme vayamos cumpliéndolos. De esta forma, tendremos que construir un pozo, un baptisterio, un puerto, reclutar 20 ciudadanos, etc… El jugador que antes acometa todas estas tareas, será el vencedor de la partida.

La segunda historia incluida en la caja es la denominada El Favor del Rey. Aquí el juego demuestra lo que puede dar de sí y hasta qué punto puede llegar a transformarse modificando solo una pequeña cantidad de componentes y reglas.
En esta historia un nuevo rey ha subido al trono, y buscará a su consejero entre los nobles de las zonas rurales. Como uno de estos nobles, los jugadores competiréis a lo largo de 4 eras para alcanzar los objetivos impuestos por el rey al final de cada una de ellas, tratando de obtener además la mayor cantidad posible de puntos de victoria. Las eras están divididas a su vez en 4 estaciones (primavera, verano, otoño e invierno) cada una de ellas representada por una ronda de juego. Dichas estaciones traen siempre consigo un pequeño evento que debemos llevar a cabo al principio de la ronda: poner nuevos recursos en el mercado, recibir 1 moneda, descartarnos de comida o, llegado el invierno, comprobar si hemos sido capaces de cumplir las tareas encomendadas por el rey.

Si algún jugador no logra satisfacer los requisitos del rey en cualquiera de las eras, quedará automáticamente fuera de la partida. Si al finalizar la última era, todavía queda más de un jugador en pie, vencerá quien más puntos de victoria haya acumulado.

Un mismo juego, dos experiencias distintas

La caja básica de Orleans Historias nace con el claro objetivo de ser el recipiente del que se nutran distintas historias y experiencias jugables con una misma raíz original: las mecánicas del Orléans clásico.
Para esta primera tentativa el juego incluye 2 relatos diferentes y una importante cantidad de componentes, muchos de ellos comunes en ambas historias y otros cuantos que se usarán exclusivamente en alguna de ellas.

 

orleans historias juego de mesa

 

Lo cierto es que la experiencia resulta perfecta como muestra de lo diferentes que pueden ser las partidas según la historia que estemos jugando. Contamos aquí con El Primer Reino, una carrera por la expansión y evolución de nuestra ciudad que nos ofrece cierta libertad a la hora de crecer, y El Favor del Rey, un relato con objetivos a corto plazo mucho más claros y concisos que además nos obliga a amasar puntos de victoria de cara al final de partida.

Un detalle importante que el juego cumple sobradamente en ambas historias, es mantener esa esencia del Orléans clásico. Todos los añadidos que descubriremos y que, a la postre, son los que diferencian a una de la otra, encajan bien con las mecánicas originales, siendo la mayoría de ellas bastante continuistas aunque no por ello menos interesantes.

Ambas se basan en el sistema de eras: diferentes episodios a lo largo de la partida que añaden nuevas reglas y condiciones cada X rondas e insuflan un aire de “campaña express» al juego. En el caso de El Primer Reino esta evolución a través de las eras cuenta con un ritmo algo más pausado, ya que la historia nos permite decidir cuándo damos el salto a la siguiente, lo que tiene como consecuencia unas partidas que pueden llegar a alargarse excesivamente, en especial durante las primeras tomas de contacto o si los jugadores no enfocan correctamente la dirección a tomar.

 

orleans historias reseña

En estas hojas anotaremos todos los objetivos

 

El Favor del Rey en cambio es una experiencia mucho más frenética y sin concesiones: el jugador que no encare bien la partida, será eliminado de ella al llegar al final del invierno, y estará obligado por tanto a observar desde fuera hasta que esta concluya.
El tema de la eliminación de jugadores no es plato de buen gusto para nadie, pero no deja de ser un incentivo importante de cara a dar el 100% desde el minuto uno, aumentando esa presión por realizar una buena gestión de recursos en un corto espacio de tiempo. Como decíamos anteriormente, esta segunda historia está planteada de forma que nos ofrezca unas sensaciones muy diferentes a las transmitidas por El Primer Reino.

 

orleans historias reseña

 

Con respecto a las pinceladas narrativas del juego, decir que son tan leves como agradables, y básicamente sirven para hacer que el tránsito de una era a otra cuente con un trasfondo argumental poco visto en juegos tipo euro. Los libros de historias son los encargados de añadir estos breves párrafos que nos irán contando lo que acontezca con el paso del tiempo en nuestras tierras, la evolución de nuestros seguidores y otros asuntos de interés que justificarán los objetivos planteados. Eso sí, al no existir bifurcaciones en los relatos y contar siempre la misma historia de manera lineal, este aspecto terminará por perder interés pasadas un par de partidas, cuando ya conozcamos todos los devenires del relato.

Algo que hemos notado a lo largo de las partidas de El Primer Reino, es que el desarrollo de las mismas, especialmente durante las primeras eras, están bastante predefinidas por dos razones: las opciones iniciales con las que partimos y los objetivos tan concretos de cada era. Esto hace que en ocasiones tengamos la sensación de que el camino a seguir está marcado de antemano y de que existan pocas vías para llegar a nuestra meta.
De primeras, siempre comenzaremos con las mismas losetas básicas, y no iremos abriendo el abanico hacia otras más interesantes hasta que no pasen un buen número de rondas, lo que tiene como consecuencia unos primeros compases de partida muy similares (no olvidemos que en esta Historia estaremos compitiendo en una carrera, con lo que el camino más corto siempre será el más rentable). Construiremos A para tener acceso al objetivo B, con B construiremos C para poder acceder al objetivo D, y así sucesivamente.
Aun así, tanto esta historia como El Favor del Rey son bastante rejugables y cuentan con suficientes opciones estratégicas como para que el juego rente.

 

orleans historias opinion

 

Destacar que, a pesar de su alta duración, el juego fluye a muy buen ritmo, con fases que podremos jugar de manera simultánea y acciones que se ejecutan sin apenas entreturno, lo que se traduce en una experiencia ágil y más que satisfactoria a nivel jugable.

Otro punto que hemos de tener en cuenta, y que personalmente lo veo como una “pega” entrecomillada, es que aquí no podremos jugar a la versión clásica de Orléans. La gran caja de Orléans Historias sólo permite disfrutar de esta nueva variante ampliada, sin opción a retroceder a sus orígenes. Es algo lógico si asumimos de primeras el título impreso en la caja, pero siempre está bien aclararlo para evitar sorpresas.

El arte del viejo mundo

El reconocido Klemens Franz es el encargado, una vez más, del aspecto visual de este Orléans Historias. Veremos aquí un diseño muy continuista con respecto a su predecesor, manteniendo ese arte clásico, aséptico y casi monacal en todos los componentes.

 

orleans historias reseña

 

Este estilo medieval en las ilustraciones, curiosamente, hace lucir por encima de lo habitual las habilidades del amigo Klemens, y en general me atrevería a meterlo en el saco de sus obras buenas.

Con todo, es indudable que el tema de Orléans Historias tiene el atractivo justo, y las ilustraciones se limitan a acompañarlo de manera sobria y elegante. Cumpliendo en la medida en la que era posible.

Donde si vuelve a destacar es en el apartado iconográfico, donde el artista alemán destaca por su oficio a la hora de resumir acciones en un par de sencillas imágenes que nos resumen perfectamente lo que debemos o podemos hacer sin más explicaciones.

 

orleans historias reseña

 

En cuanto a componentes, el juego viene cargado de tableros y tablerillos de buen grosor, cartas, fichas troqueladas, meeples personalizados, así como un inserto bastante útil a la hora de almacenarlo todo de manera ordenada.  Aun así, con todo el material en su interior, en la enorme caja del juego sigue habiendo espacio libre para nuevo contenido, que asumimos llegará en forma de expansiones con historias extras.

Hemos de comentar que esta gran variedad de elementos, a la hora de jugar, se traduce en un despliegue cuanto menos contundente, que requiere de bastante espacio en mesa y una especial atención durante las partidas para no pasar por alto ninguno de los tableros adicionales repartidos por la zona de juego.

Conclusión

Como amante de Orléans, puedo afirmar que Orléans Historias me ha resultado una experiencia gratificante y divertida, trayendo un soplo de aire fresco a un título que ya teníamos bastante exprimido.
El juego ofrece dos historias que transmiten sensaciones muy diferentes entre sí. En ambas encontramos una base sólida que respeta al juego original, y un puñado de añadidos bastante interesantes, todos ellos hilados por un trasfondo narrativo disfrutable pero poco relevante a nivel jugable. Por todo lo que tiene en común con su antecesor, Orléans Historias casi podría verse como una expansión autojugable (una muy grande).

 

orleans historias opinion

 

De las Historias incluidas destacaría El Favor del Rey, que a pesar de contar con la losa de la eliminación de jugadores, ofrece un ritmo de partida intenso y exigente que, personalmente, me absorbe por completo. El Primer Reino por su parte, aporta una experiencia más larga, que muestra especial interés en presentarnos las distintas herramientas del juego poco a poco y a introducir a los recién llegados en las mecánicas de Orléans. Precisamente este aparente carácter introductorio, a la larga, se convierte en su principal pega. Su excesiva duración y un inicio de partida demasiado guiado, no satisfará a los que ya tengan dominado el juego.

En definitiva, Orléans Historias es una propuesta interesante e incluso ligeramente innovadora que conserva buena parte de lo más destacado del título original. Los añadidos aportan pros y contras a la ecuación, pero sobre todo abren la puerta a futuras expansiones con nuevas Historias, aventuras y mecánicas que sigan haciéndonos disfrutar de este título.

Reseña Orléans Historias

Mecánicas 75%
Arte y Componentes 75%
Diversión 80%
Rejugabilidad 65%
Opinión Final

Orléans Historias nos ofrece dos experiencias de juego muy diferentes entre si que mantienen toda la esencia del juego original. La historia de El Primer Reino peca un poco de excesiva duración mientras que El Favor del Rey resulta mucho más redonda y disfrutable.

Puntuación 73% ¡Muy Bueno!
Puntuación de los Lectores
0 votos
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *