Reseña: La Posada Sangrienta

3/5
  • Mecánicas
    3/5
  • Dificultad
    3.5/5
  • Originalidad
    2.5/5
  • Arte
    3.5/5
  • Materiales
    3/5

Estamos en la Francia de 1831, en un remoto pueblo que diariamente ve pasar a multitud de viajeros. Es allí donde una familia de granjeros ve la oportunidad de hacerse con una fortuna mediante un macabro plan: invertir en una posada en la que poder acoger a huéspedes para robarles todo el dinero e incluso la vida si fuese necesario.

Esta es la inquietante introducción a La Posada Sangrienta, un juego principalmente de cartas obra de Nicolas Robert editado en España por Asmodee Ibérica preparado para partidas de 1 a 4 jugadores con una duración de entre 30 y 60 minutos.

Una familia muy particular

En este juego todos los participantes gestionarán la misma posada, pero lo harán de forma competitiva. En el centro de la mesa encontraremos un pequeño tablero de puntuación y diferentes habitaciones repartidas a lo largo de su borde. Cada jugador será el administrador de una de estas estancias, algo que solo afectará al final de cada ronda, cuando cobremos a los inquilinos que se alojen en ellas… si es que siguen con vida, claro está.

 

la posada sangrienta reseña

 

La partida se divide en dos estaciones diferentes: en la primera los viajeros (representados por cartas del mazo central) irán entrando en nuestra posada, pasarán la noche allí, y si son afortunados partirán a la mañana siguiente. Una vez el mazo se haya agotado, pasaremos a la segunda estación, en la que todos los viajeros supervivientes volverán a pasar noche en nuestra posada. Tras esto, el juego llegará a su fin. El vencedor de la partida será aquel jugador que haya logrado acumular más riqueza.

La secuencia de turnos en La Posada Sangrienta es sencilla, pero bastante sesuda, ya que las cartas pueden realizar múltiples funciones, y jugar una u otra afectará bastante al devenir de la partida. El primer paso será siempre el de llenar las habitaciones con los huéspedes recién llegados.

En cada ronda, deberemos realizar 2 acciones diferentes. Por orden de turno, todos los jugadores llevaremos a cabo la primera acción. Posteriormente, pasaremos a realizar la segunda de las acciones.

Entre las acciones disponibles están la de Sobornar huéspedes, que nos permitirá tomar la carta de uno de los inquilinos de cualquiera de las habitaciones y llevarla a nuestra mano. Para ello deberemos pagar tantas cartas como el rango de dicho huésped. También podremos tomar cartas de campesinos, que siempre andarán rondando nuestro restaurante. Son mucho menos valiosas y de hecho cuentan con rango 0, con lo que llevarlas a nuestra mano no nos costará ni un céntimo.

 

la posada sangrienta reseña

 

Otra de las acciones es la de Construir un anexo. Para hacer esta acción deberemos poner bocarriba frente a nosotros una carta de huésped que tengamos en nuestra mano, pagaremos tantas cartas como su rango, y a partir de ese momento podremos beneficiarnos de su habilidad especial descrita en la esquina inferior izquierda de la carta.

La tercera acción disponible es la de Asesinar a un huésped. Para ello, seleccionaremos a uno de los huéspedes alojados en el hotel (ya sea en las habitaciones o en el restaurante), le daremos la vuelta para mostrar su lado de huésped muerto colocándolo en la mesa frente a nosotros y pagaremos tantas cartas como su rango.

Otra acción que podemos realizar es la de Enterrar cadáveres. Si tenemos algún cadáver en nuestra zona de juego, podemos deshacernos de él enterrándolo bajo cualquier anexo disponible, ya sea nuestro o de cualquier otro jugador. Cada anexo puede albergar un número de cadáveres igual a su rango. Como de costumbre, pagaremos tantas cartas como rango posea el cadáver enterrado.

 

la posada sangrienta reseña

Los 4 tipos de cartas según sus iconos

 

Si nos hemos deshecho del cuerpo en un anexo de nuestra propiedad, cobraremos todo el botín de la pobre víctima. Por el contrario, si lo hemos enterrado en un anexo de algún otro jugador, deberemos repartirnos la recompensa.

La última acción a nuestra disposición es la de pasar y blanquear dinero. Esto nos permitirá transformar dinero negro del marcador central de riqueza, en fichas de billetes, mucho más seguras. Podremos reducir en 10 puntos nuestro marcador de riqueza para tomar una ficha de 10 francos.

 

la posada sangrienta reseña

 

Muchas de las cartas cuentan además con iconos en su parte superior, existiendo un total de 4 diferentes: billetes, espátula, pistola y ataúd. Cada una de ellos corresponde a una de las 4 acciones principales del juego. Si pagamos la acción adecuada con alguno de sus iconos correspondientes (por ejemplo, si matamos a algún visitante usando una de las cartas con el icono de pistola), esa carta volverá inmediatamente a nuestra mano.

 

la posada sangrienta reseña

 

Terminadas las dos acciones de cada jugador, pasamos al final de ronda. Aquí lo primero que haremos será comprobar si tenemos algún policía alojado en la posada. De ser así, dará comienzo una investigación policial: Cualquier jugador que tenga al menos un cadáver sin enterrar, deberá solicitar la ayuda del enterrador para ocultar el cuerpo lo más rápidamente posible. El precio de esta acción será de 10 francos por cadáver.

Pasada la investigación, si la hubiese, nuestros huéspedes supervivientes se marcharán de la posada, pagando 1 franco a los dueños de sus correspondientes habitaciones.

Por último, deberemos pagar 1 franco por cada carta de huésped en nuestra mano.

Estrategias siniestras

La Posada Sangrienta se presenta como un juego de cartas donde cada turno es un pequeño rompecabezas en el que deberemos hacer encaje de bolillos para cuadrar nuestras acciones, amasando algo de dinero en el proceso siempre que nos sea posible. No será sencillo, ya que el coste de las cartas irá reduciendo nuestra mano, obligándonos a disminuir el ritmo en ciertas rondas para aumentar el número de cartas en nuestro poder.

 

la posada sangrienta reseña

 

Sólo entonces podremos dar el golpe mortal a alguno de nuestros visitantes y ocultar su cadáver en uno de los anexos.

Precisamente esta acción, la de ocultar cadáveres, es una de las pocas que permite cierta interacción con los jugadores. A ella debemos sumar el robo de las cartas colocadas en las habitaciones. Salvo estos dos puntos, el resto del juego no permite fastidiar demasiado al resto de participantes. Algo que no echaremos demasiado de menos teniendo en cuenta que pasaremos la partida haciendo todo tipo de cábalas mentales para cuadrar nuestras jugadas.

En La Posada Sangrienta siempre iremos apurados y  siempre necesitaremos más cartas. Calcular el momento perfecto para construir un anexo o blanquear dinero es algo clave si queremos finalizar con éxito la ronda. Si no calculamos hasta el más mínimo paso, podemos encontrarnos en la fase final con un cadáver sobre la mesa y un policía observándolo con cara de pocos amigos.

Conclusión

La Posada Sangrienta es un juego de cartas que no se sale demasiado de lo clásico. Sus mecánicas funcionan perfectamente, pero nos tiene tan al borde del abismo desde el primer instante que a más de uno le costará pillarle el punto.

Desde luego no es una de esas opciones lúdicas en las que podemos andar construyendo y ejecutando acciones con tranquilidad y holgadamente. Aquí se le da muchas vueltas a la cabeza y cada asesinato o anexo levantado, será consecuencia de todo un proceso fríamente calculado.

la posada sangrienta opinión

La temática es una de las cosas que sin ser excesivamente importante dada la naturaleza del juego, sí que me ha parecido muy acertada. Ayuda mucho el arte, conscientemente feista, pero magníficamente integrado en el juego. Los rostros desestructurados de todos los personajes ayudan a enrarecer aún más el ambiente reinante en la posada y los colores seleccionados me parecen otro acierto de cara a meternos en escena.

En mi opinión, La Posada Sangrienta es un juego que logra un gran trabajo con unas reglas bastante sencillas. Consigue condensar una experiencia intensa y muy estratégica solo con un mazo de cartas y unas pocas fichas, algo que es de alabar. Pero mis sensaciones finales me dejan un regusto amargo… como si le faltara algún elemento extra que lo hiciera elevarse un poco más y destacar de entre los infinitos juegos de cartas disponibles en el mercado. No sabría decir si la combinación de ritmo y duración no terminan de encajarme (quizá si todo se desarrollase más rápidamente me entraría mejor), pero en definitiva es un juego que con el paso del tiempo ha ido quedando un poco eclipsado por sus competidores.

¿Es La Posada Sangrienta un mal juego? En absoluto. Pero un toque extra de originalidad en sus mecánicas le habría sentado de fábula.

 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.