Reseña: Gùgōng

4.5/5
  • Mecánicas
    4.5/5
  • Dificultad
    3.5/5
  • Originalidad
    4/5
  • Arte
    4.5/5
  • Materiales
    4.5/5

Estamos en el año 1570. En China gobierna el Emperador Longqing, un hombre cruel que rigió sus dominios desde la Ciudad Prohibida, conocida como Gugöng.

El Emperador se propuso reformar el gobierno recuperando a diferentes funcionarios que habían sido desterrados por su padre, al tiempo que reconstruía la maltrecha Gran Muralla China para defenderse de los ataques extranjeros.

Para evitar la corrupción, Longqing no dudaba en ajusticiar a cualquiera que osase dejarse sobornar. Pero sus altos funcionarios aprendieron algo: no siempre es necesario el dinero para comprar ciertos beneficios. En aquella época, los peticionarios visitaban a estos altos cargos para solicitar su ayuda con valiosas ofrendas y regalos, realizando un amistoso intercambio que escondía un gran simbolismo tras su inocente apariencia.

En Gugöng, de 1 a 5 jugadores se convertirán en poderosas familias chinas tratando de ganar influencia a base de sobornar a distintos funcionarios responsables de todo tipo de tareas. Tendremos 4 días para ganar poder. El jugador que al final de la partida haya conseguido más puntos de victoria será el vencedor. Pero cuidado, ya que si durante estas 4 rondas no hemos llegado a recibir audiencia por parte del Emperador, habremos perdido automáticamente, sin importar nuestros PV finales.

Todo se desarrollará mediante unas mecánicas euro de gestión de cartas y colocación de trabajadores. El juego es obra de Andreas Steding y se publicará en España de la mano de Last Level.

El inmenso palacio imperial

La llamada Ciudad Prohibida abarca un total de 980 edificios y 72 hectáreas, un espacio inmenso que en este juego viene representada por un magnífico tablero de 3 alas dividido en 7 secciones diferentes (sin contar los marcadores de puntuación y de ronda).

 

gugong reseña

 

Cada una de estas secciones está dominada por un funcionario diferente: el de recaudación, el de obras públicas, el funcionario de Jade, el suspicaz, el de censura, el de decretos y finalmente el funcionario de comercio.

De primeras, Gugöng brilla con luz propia gracias a lo bonito que resulta en mesa. El tablero es realmente precioso, y sus componentes también son de gran calidad y están muy cuidados.

 

gugong reseña

Con los meeples de caballos viajaremos por todo el reino recaudando impuestos

 

La iconografía presente en todas las zonas de acción, así como la multitud de losetas, fichas, espacios y cartas, puede asustar un poco antes de comenzar la explicación, pero os aseguramos que su mecánica es bastante sencilla, y una vez conozcamos que acción podemos realizar en cada sección, el juego fluye sin problemas ni complicaciones.

Gugöng se divide en 3 fases: la fase de mañana, la fase de día y la fase de noche. La primera de ellas consiste simplemente en una serie de pasos para reabastecer el tablero y a los jugadores. Dependiendo de la ronda en la que nos encontremos y de nuestras cartas en mano, cada jugador recibirá una serie de Sirvientes (representados por cubitos de madera de nuestro color), uno de los bienes más importantes del juego junto a las cartas, ya que en la siguiente fase podremos emplearlos para ejecutar acciones y encomendarles diferentes tareas.

 

reseña gugong

Tablero Personal del jugador azul

 

En esta fase será también cuando lanzaremos los 3 Dados de Destino que incluye el juego y cuyos resultados cumplirán una función importante en la fase de noche.

Terminada la mañana, entramos de lleno en la fase de día, la más compleja y donde se desarrollará la mayor parte del juego. Es aquí donde ofreceremos regalos a los altos cargos para que nos permitan llevar a cabo sus acciones, obteniendo así todo tipo de recompensas que a la postre nos otorgarán los preciados puntos de victoria.

Cada funcionario cuenta en su zona con una carta de Regalo colocada al azar bocarriba. Esta carta mostrará siempre un número entre 1 y 9.

Por otro lado, cada jugador tendrá al inicio de la partida 4 cartas de Regalo en su mano. Estas cartas son exactamente iguales a las que están sobre el tablero y, de la misma forma, vendrán numeradas con valores del 1 al 9.

 

gugong reseña

Cartas de Regalo

 

En nuestro turno deberemos jugar una de nuestras cartas, sustituyéndola por la carta de uno de los altos cargos. Si jugamos una carta con un valor mayor al de la carta del funcionario, podremos ejecutar sus acciones. Si jugamos una carta con un valor inferior al de la carta del funcionario, no podremos ejecutar acciones a menos que sacrifiquemos una carta extra de nuestra mano (que colocaremos en nuestra zona de descartes) o 2 de nuestros Sirvientes (que enviaremos a nuestra reserva general).

Las cartas de Regalo que intercambiamos, van directamente a nuestra zona personal de descartes, ya que una vez agotadas nuestras 4 cartas iniciales, esas otras 4 cartas descartadas se convertirán en nuestra mano para la ronda siguiente. Por tanto es fundamental no descuidar que cartas estamos robando, ya que si acumulamos demasiadas cartas de Regalo de valor bajo, más adelante podemos sufrir a la hora de tratar de realizar nuevos intercambios.

 

reseña gugong

Si comerciamos con nuestros barcos podremos obtener grandes mejoras

 

Lógicamente, activar acciones es esencial para avanzar en el marcador de puntos de victoria, y deberemos jugar nuestras cartas con cuidado, sabiendo siempre que cualquiera de los demás jugadores pueden adelantarse a nosotros durante su turno y colocar una carta de mayor valor en una zona que era de nuestro interés, complicándonos así el poder acceder a esas acciones en turnos posteriores.

Este engranaje de cartas que se retroalimentan me ha parecido magnífico, sobre todo cuando ves cómo funcionan combinadas con otras pequeñas mecánicas repartidas en las distintas localizaciones y fases del juego. Es todo un trabajo de encaje de bolillos que además no resulta complicado de seguir gracias a la magnífica iconografía del juego, que nos lleva de la mano de principio a fin.

Sin irnos demasiado por las ramas, comentaré que adicionalmente, muchas de las cartas que intercambiamos añaden una acción extra a ese turno, permitiéndonos ejecutar no solamente la acción de ese funcionario, sino también la de un segundo alto cargo indicado en la carta (o en otros casos, recibir una recompensa extra). Esto se traduce en una herramienta maravillosa para combar acciones, una de los elementos que más disfruto en estos juegos y que, bien aprovechados, pueden ampliar las opciones tácticas enormemente.

Sobornando a los altos cargos

Por lo general, todas las zonas dominadas por un alto cargo cuentan con una acción básica y otra mejorada. La primera puede ser gratuita en cuanto al número de Sirvientes a emplear o nos obligará a usar un único Sirviente, mientras que la segunda requerirá de un número más alto de lacayos, obteniendo a cambio un beneficio mayor.

 

analisis gugong

La carta muestra el valor que debemos superar (4 en este caso) para ejecutar la acción

 

No quiero entrar en detalles, porque esto nos llevaría bastante tiempo de explicación y no es mi intención hacer un tutorial completo. Pero  si me gustaría mencionar algunas de las acciones disponibles en el juego.

Tenemos por ejemplo la acción de construir la Gran Muralla, que nos ofrece el Funcionario de Obras Públicas. Su acción básica nos dejará colocar uno de nuestros Sirvientes en el primer espacio vacío de la muralla, mientras que su acción mejorada nos permitirá colocar 2 Sirvientes en los 2 primeros espacios vacíos de la muralla, aunque a cambio deberemos descartar a un tercer Sirviente y enviarlo directamente a la reserva.

 

reseña gugong

Reconstruyendo la Gran Muralla China

 

Los espacios de la muralla se irán llenando con Sirvientes de distintos jugadores hasta alcanzar el máximo permitido. En ese momento se hará recuento de Sirvientes presentes y el jugador con mayor presencia se llevará la recompensa.

Una de las acciones fundamentales del juego es la que vigila el funcionario de censura, en el centro del tablero. Al activarla, nos permitirá avanzar a nuestro emisario un pasito (de los 8 existentes) hacia el Emperador. Recordemos que sólo los jugadores cuyos emisarios lleguen hasta él obtendrán audiencia con el gobernante y por tanto podrán aspirar a vencer la partida.

 

reseña gugong

 

La acción mejorada de esta localización nos permitirá avanzar 2 pasos en lugar de uno, pero antes deberemos descartarnos de 2 Sirvientes.

Además de estas acciones, a lo largo del tablero tendremos opción de comprar valiosas piezas de Jade que puntuarán al final del juego, obtener decretos para recibir beneficios permanentes, viajar por el gran canal comerciando o a caballo para recaudar impuestos e incluso mejorar nuestra influencia en la ciudad gracias al Funcionario de Intriga. Todo un abanico de posibilidades que deberemos explotar al máximo con ayuda de nuestras cartas y nuestro limitado grupo de Sirvientes.

 

gugong opinion

El Jade es uno de los elementos que más PV pueden darnos

 

Finalmente, cuando todos los jugadores se hayan quedado sin cartas en la mano y se vean obligados a pasar turno, la fase de día habrá concluido y entraremos en la fase de noche.

Esta fase es tan breve como esencial para el devenir de la partida. Sinceramente, me parece un punto genial del juego que le otorga una capa extra de profundidad a todos los movimientos que realizamos durante la fase de día. Lo que debemos hacer aquí es tomar nuestras cartas del mazo de descartes (recordemos que este mazo se habrá formado con las cartas obtenidas al realizar intercambios de regalos con los funcionarios) y comprobar cuáles de los números escritos en ellas coinciden con los Dados de Destino lanzados durante la fase de mañana. Por cada coincidencia que tengamos obtendremos un Sirviente extra para la siguiente ronda, y además el jugador que más coincidencias haya tenido se llevará 3 puntos de victoria adicionales y podrá mover a su emisario un paso adelante hacia el Emperador.

 

gugong reseña

Dados de Destino

 

Como los 3 resultados de la tirada de Dados de Destino están presentes y visibles en todo momento, podemos jugar nuestras acciones de la fase de día enfocándonos en hacer coincidir las cartas adquiridas con las cifras mostradas en sus caras superiores. Todo un reto que se suma a la larga lista de factores a tener en cuenta si no queremos salir escaldados.

Concretamente este último aspecto de los Dados de Destino se acaba convirtiendo en algo esencial si queremos aspirar a la victoria, ya que la escasez de Sirvientes es una cruz que deberemos sufrir demasiado a menudo durante la partida, y recibir lacayos extras es toda una bocanada de aire fresco, que nos permitirá acceder a un mayor número de acciones mejoradas. Cuando en una misma ronda logramos realizar acciones provechosas, nos nutrimos de buenas cartas y además puntuamos gracias a los dados en la fase de noche, la sensación es totalmente reconfortante.

Una interacción limitada pero letal

Como buen eurogame, Gugöng cuenta con una escasa interacción entre jugadores. En esencia, esta se reduce a adelantarnos a nuestros competidores y arrebatarles ciertas losetas o beneficios por los que podían mostrar interés. Más allá de eso, la única interacción existente viene dada por los cambios aplicados al coste de cada funcionario según las cartas que juguemos.

 

reseña gugong

 

De forma consciente o inconsciente, echaremos abajo estrategias perfectamente planificadas de nuestros rivales con un solo intercambio de Regalos. Jugando una carta de valor alto en el espacio que planeaba activar otro jugador podemos estar bloqueándole el acceso u obligándole a sacrificar algunos de sus Sirvientes en caso de querer activar esas acciones.

No es el clásico juego de colocación de trabajadores en el que existen una serie de espacios limitados para cada acción. Aquí la forma de “putear” al rival se da cada vez que un jugador accede a una localización, ya que en la mayoría de las ocasiones estará aumentado el valor necesario para volver a activarla, alterando así las jugadas planeadas de los demás jugadores y obligándoles a replantear sus estrategias para obtener PV. Afortunadamente las opciones son tan amplias y variadas, que siempre suele haber varias alternativas más o menos beneficiosas a mano.

 

gugong opinion

Si no alcanzamos al Emperador, nos quedaremos sin puntuar

 

Y este es para mí otro de los grandes puntos a favor del juego: la gran cantidad de opciones que nos ofrece turno tras turno. Tenemos infinidad de acciones simples, mejoradas, combinaciones de cartas, formas de combar unas acciones con otras… a nivel personal es algo que me sumerge muchísimo en el juego, haciendo que la escasa interacción quede en un segundo plano y dando todo el protagonismo a una estrategia personal bien gestionada.

Conclusión

Gugöng es una gozada de juego. Un reloj suizo perfectamente engrasado con docenas de engranajes girando al unísono a la perfección. Y lo mejor de todo es que lo hace de manera que parece sencilla. Sin reglas farragosas ni pequeñas excepciones que nos lleven a estar consultando el manual continuamente.

Durante el juego sabremos que podemos y qué no podemos hacer con solo consultar las indicaciones del tablero central o las de nuestro tablerillo personal. Y eso tiene mucho mérito dado el volumen de acciones posibles en cada turno.

 

reseña gugong

Todos los materiales de Gugöng recogidos en una bandeja de Zacatrus!

 

El hecho de que existan tantas alternativas quizá pueda saturar a algunos jugadores, pero hay que señalar que no estamos ante un juego realmente duro. A nivel de mecánicas el juego no es nada complejo, su dificultad reside principalmente en saber gestionar el movimiento de todos esos engranajes que mencionaba anteriormente para que no dejen de girar en ningún momento.

En definitiva, para mí Gugöng es un juego muy completo que me ha traído sensaciones realmente positivas. Sus opciones jugables son inabarcables en una única partida, con lo que siempre te quedarás con ganas de hacer cosas o de probar estrategias diferentes.

Añadidle a eso un arte magnífico, con un tablero doble en el que da gusto perderse mirando detalles, unas cartas ilustradas con todo tipo de objetos de la época y algunos meeples personalizados realmente bonitos.

¿El resultado de todo esto? Uno de los mejores eurogames del año. Directo a nuestro top.

 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.