Reseña: Gloom

3/5
  • Mecánicas
    2.5/5
  • Dificultad
    2.5/5
  • Originalidad
    3/5
  • Arte
    3.5/5
  • Materiales
    3.5/5

Gloom es un término que podríamos traducir como melancolía, tristeza e incluso penumbra. Desde luego es un título peculiar para un juego, pero deja muy a las claras cual es el espíritu del mismo.

En Gloom, los jugadores controlaremos el destino de diferentes familias a cual más extraña y siniestra. Nuestro objetivo será  hacer que todos y cada uno de sus miembros padezcan todo tipo de penurias y tragedias antes de obtener el descanso eterno. El jugador que acabe primero con todos sus miembros y sume mayor cantidad de desdichas será el vencedor.

Viviendo en un valle de lágrimas

Gloom es un juego 100% de cartas. En su caja no encontraremos ningún otro componente más allá de una baraja de naipes que tienen la particularidad de ser transparentes. En un momento hablaremos de esto.

 

reseña gloom juego de mesa

 

Para preparar el juego, los jugadores (de 2 a 4) deberán seleccionar la familia que gestionará y tomar todos sus miembros (5 en total). Si quisiéramos reducir la duración de la partida, podemos jugar con un número inferior de familiares, siendo esto recomendable en ocasiones ya que las partidas pueden dispararse a los 60 minutos de duración, algo que se nos antoja un poco excesivo para un filler de mecánicas tan sencillas.

A continuación, cada jugador colocará a sus familiares bocarriba frente a él y robará 5 cartas del mazo central.

El turno de juego consistirá en jugar o descartar entre una y dos cartas y a continuación reponer nuestra mano. Las cartas que juguemos se colocarán sobre miembros de nuestra familia o de la familia de nuestros contrincantes, y pueden modificar la autoestima de estos personajes (mediante acontecimientos funestos o alegres), activar eventos e incluso propiciar una muerte prematura, lo que pondría fin al sufrimiento de cualquiera de ellos.

 

reseña gloom juego de mesa

Cartas de familiares con modificadores de autoestima

 

Curiosamente Gloom es un juego cuyas mayores virtudes están muy lejos de ser sus mecánicas. Lo más llamativo de este juego son sin duda sus cartas transparentes, su temática y su arte. En conjunto, podríamos decir que Gloom destaca por una atmosfera y estilo muy particular, oscuro como él solo pero realmente atrayente.

Las cartas de la desdicha

Las cartas que jugamos desde nuestra mano, como hemos comentado, funcionan en su mayoría como modificadores de los valores de nuestros familiares, valores que representan la autoestima de cada uno de ellos. Al ser transparentes, veremos que al colocarlas sobre cualquiera las anteriores cartas, seguiremos vislumbrando el retrato que se encuentra abajo del todo pero, en torno al marco de la carta, habremos añadido nuevos valores que serán positivos o negativos. Estos valores pueden sumarse a los de las cartas que hayamos jugado anteriormente sobre dicho familiar o, por el contrario, cubrir los valores de las cartas inferiores con nuevas cifras.

En Gloom, lo importante es llevar a la muerte a nuestra familia haciéndoles sufrir todo lo posible en vida

Es importante recordar, que tanto nosotros como nuestros contrincantes, podremos jugar cartas sobre cualquier personaje de la mesa, sea de nuestra familia o no, existiendo además cartas con valores negativos (que puntuarán a favor al final de la partida) y con valores positivos (con eventos como disfrutó de un desposorio deslumbrante o tuvo un matrimonio magnífico, que deberemos evitar en nuestra familia por todos los medios). El resultado es un continuo baile de autoestima que solo finalizará cuando acabemos con sus vidas. A partir de ese momento, las cartas quedarán bloqueadas y no podrán modificarse los valores de autoestima.

reseña gloom juego de mesa

Añadiendo una pizca de narrativa gótica

Ya en las reglas del propio juego, nos advierte que buena parte de la diversión de Gloom reside en la implicación de los jugadores para añadir narratividad a cada carta que juguemos.

Lógicamente el juego puede desarrollarse sin ningún tipo de contratiempo jugando cartas unas tras otras sin prestar atención a los textos en cursiva de las mismas, es decir, ignorando su parte narrativa. Pero, sinceramente, nos estaríamos perdiendo buena parte de la gracia de Gloom.

 

opinion gloom juego de mesa

Estos textos son muy breves, apenas un par de líneas cada uno, pero unidos al título de cada carta (que incluyen perlas como Fue maltratado por mocosos, fue magullado por un manatí o fue enojado por enanos), conforman un pequeño preludio para lo que podría ser un mini relato de lo más rocambolesco, oscuro y divertido.

La idea que nos propone el juego, es la de ir hilando las diferentes tragedias que les suceden a nuestros personajes con un breve relato, conectando cada carta que jugamos con las anteriores. Un ejemplo: Tras darse a la bebida, la Profesora Helena Slogar deambuló por la ciudad realizando indecibles prácticas que el clero acabó censurando. Tras un injusto juicio acabó siendo expulsada de su hogar por su propia familia y se vio obligada a trabajar en un orfanato a las afueras de la ciudad, oficio que acabó costándole la vida a causa del maltrato al que se vio sometida por los mocosos que allí habitaban.

 

analisis gloom juego de mesa

 

Como bien sabemos, la creatividad en este tipo de juegos es un arma de doble filo, y podemos encontrar grupos donde esta mecánica funcione a las mil maravillas, dando lugar a relatos descacharrantes, o por el contrario chocarnos de frente con compañeros de mesa que se limiten a leer por encima los textos de cada carta jugada, y a mirarnos con cara de póker. Os adelantamos que en estos últimos grupos, el juego se quedará bastante cojo.

Retratos familiares para el recuerdo

El arte de Gloom es maravillosamente oscuro. La gran mayoría de cartas no contarán con una ilustración propiamente dicha, ya que su parte central será totalmente transparente, limitando su contenido al marco y al bloque inferior donde se explicarán sus efectos y la narración.

 

analisis gloom juego de mesa

RIP

 

Pero incluso estos marcos, adornos y ribetes están en perfecta sintonía con el look gótico del juego. Las cartas donde más luce el arte son las de familiares, en estas encontraremos los retratos de todos los personajes, jugando en sus ilustraciones con el mismo humor negro del que hace gala el juego en todos sus textos.

Mencionar que las cartas, aun siendo de gran calidad, pueden acabar desgastándose más de lo habitual y perdiendo parte de su impresión con el uso. En mi caso no ha sucedido nada después de bastantes partidas, pero queda el aviso para los menos cuidadosos.

Conclusión

Gloom es un juego divertido y rápido, que funciona mejor cuando limitamos las partidas a sesiones de unos 30 minutos aproximadamente y, sobre todo, cuando colaboramos entre todos para crear esas historias góticas que hemos mencionado más arriba. Es entonces cuando el juego brilla más y cuando su tema y ambientación cobran sentido.

Si no nos dejamos llevar por su humor negro y sus relatos escabrosos, Gloom se quedará en una simple anécdota de la que solo recordaremos sus bonitas cartas trasparentes.
 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.