Reseña: Dolores

3/5
  • Mecánicas
    3/5
  • Dificultad
    2.5/5
  • Originalidad
    3/5
  • Arte
    3.5/5
  • Materiales
    3/5

Un buque mercante español, de nombre Dolores, es atraído a la costa de Bretaña por un grupo de saqueadores, encallando en mitad de la noche y perdiendo su cargamento entre los arrecifes.

En la playa, los ladrones aguardan a que las cajas llenas de oro, armas y todo tipo de mercancías sean atraídas por las olas hasta sus manos, donde realizarán el reparto del botín siguiendo el Código del Saqueador.

Con este planteamiento nos enfrentamos a Dolores, un filler de subastas editado en España por Asmodee, de 2 a 4 jugadores, con un tiempo de juego que ronda los 20 minutos y obra de dos pesos pesados: Bruno Faidutti y Eric M. Lang.

Aguardando el botín

Dolores está compuesto únicamente por cartas, 54 en total: 1 carta de amanecer, 10 cartas de mensaje y 70 cartas de mercancía de 7 tipos diferentes. Estas últimas serán las más importantes de la partida y por las cuales lucharemos durante todo el juego.

 

dolores reseña juego de mesa

 

Las cartas de mensaje representan eventos especiales que los jugadores podrán conservar para jugarlos posteriormente durante la partida. Cada una de estas cartas tiene un funcionamiento distinto, pero más adelante explicaremos un poco sobre ellas.

Por último, la carta de amanecer se mezclará con las últimas cartas del mazo central y marcará el final de la partida en el momento que se revele.

Para comenzar a jugar mezclaremos las cartas de mensaje con las de mercancía y añadiremos de forma aleatoria la carta de amanecer entre las 15 últimas del mazo.

A continuación repartiremos a cada jugador un número de cartas que variará según el número de participantes, a 4 por ejemplo corresponden 2 cartas para cada uno.

Las cartas se colocarán bocarriba frente a la zona personal de cada jugador, separándolas por tipo de mercancía (a un lado el oro, a otro los paraguas, a otro los violines, etc…). Cada vez que obtengamos una carta de cualquier tipo la colocaremos en nuestra columna correspondiente.

 

dolores reseña juego de mesa

 

Cuando la preparación haya finalizado, comienza el reparto del botín.

Negociando y acumulando

La partida se divide en diferentes duelos, siempre implicando a 2 jugadores: el que reparte las cartas y aquel que se encuentra a su izquierda.

El jugador al que le toque repartir, tomará 4 cartas del mazo central y las pondrá bocarriba en el centro de la mesa, con 2 cartas en su lado y otras dos en el lado del jugador de su izquierda. Estas cartas son las que deberán repartirse entre ellos durante este duelo.

Antes de decidir nada, ambos jugadores podrán hablar y negociar sobre que cartas les interesa a cada uno, pero para cerrar el trato deberá realizarse un gesto de manos que puede coincidir con lo acordado… o no.

A la cuenta de 3, y como si de un piedra papel tijera se tratase, los dos jugadores implicados en la negociación mostrarán uno de estos 3 gestos con una de sus manos: la mano abierta (paz), el puño cerrado (lucha por el botín) o pulgar hacia arriba (escoger botín en primer lugar).

El resultado final dependerá no solo de lo que mostremos nosotros, sino de la combinación de las manos de ambos jugadores, pudiendo obtener 6 resultados diferentes que os mostramos en la siguiente imagen:

 

dolores reseña juego de mesa

 

Tras mostrar sus manos, cada jugador tomará las cartas que le correspondan y las colocarán en sus zonas personales en las columnas oportunas.

El turno pasará entonces al jugador de la izquierda que se convertirá en el nuevo repartidor.

Añadiendo imprevisibilidad

Las cartas de mensaje que mencionábamos antes son las encargadas de añadir un poco de sorpresa a las partidas. Al obtener una de ellas, la colocaremos en nuestra zona personal y podremos jugarla en el momento que nosotros deseemos (teniendo en cuenta la función de cada carta).

 

dolores reseña juego de mesa

 

Tenemos cartas que hacen que las cartas se repartan bocabajo en lugar de bocarriba, que robemos una carta de mercancía de otro jugador, que mostremos dos manos en lugar de una durante la negociación o que podamos reordenar las cartas del duelo a nuestro antojo.

La victoria no es para quien más acumule…

Cuando la carta de amanecer se revele y la partida finalice, deberemos hacer el recuento final. Cada carta lleva asociado un número, y deberemos sumar los valores de cada una de nuestras columnas de mercancía para definir cuál de ellas es la más valiosa y cual la de menos valor.

 

dolores reseña juego de mesa

 

Esta es la parte más importante y la que debemos tener muy en cuenta desde el comienzo de la partida: de todas nuestras columnas, únicamente contarán para la puntuación final la de mayor y la de menor valor, el resto se descartarán.

Si hay varias columnas con la misma cantidad de puntos ya sea entre las de más valor o la de menos, todas contarán para el recuento final.

Por tanto, la estrategia a seguir durante la partida será la de mantener nuestros conjuntos de mercancía lo más equiparados posibles en cuanto a número de puntos, o al menos no tener ningún conjunto con un número demasiado bajo.

Conclusión

Este último detalle comentado en la puntuación es sin duda el que añade el matiz más interesante al juego, ya que rompe la idea de acumular riquezas sin ton ni son, y transforma las partidas en un delicado ejercicio de malabarismo en el que adquirir una carta inesperada puede mandar al traste toda nuestra estrategia.

Las partidas se hacen amenas, sin que se genere demasiado análisis parálisis, y el hecho de que participemos siempre en dos subastas consecutivas es interesante. Incluso cuando no estamos interviniendo en las negociaciones el juego es divertido de ver, especialmente cuando empiezan las traiciones y puñaladas entre nuestros oponentes.

 

dolores reseña juego de mesa

 

Lo que si debemos tener claro es que estamos ante un filler sencillo y muy ligero, sin muchas pretensiones, nada que ver con las obras más reconocidas de sus dos autores.Lo mejor es acercarnos a él sin grandes expectativas e ignorando los nombres escritos en la caja, o de lo contrario corremos el riesgo de llevarnos una pequeña desilusión.

Por último, comentar que su apartado artístico es sencillo pero muy bien elaborado, tematizando todo el contenido de la caja de forma magnífica, incluido su pequeño inserto a modo de olas.
 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.