Reseña: Arkham Noir

3/5
  • Mecánicas
    3.5/5
  • Dificultad
    4/5
  • Originalidad
    3/5
  • Arte
    3/5
  • Materiales
    3/5

Cuando hablamos del universo Lovecraft dentro de los juegos de mesa, solemos pensar en juegos bastante narrativos, donde la amenaza del regreso de algún primigenio es constante y la colaboración entre investigadores es clave en el desarrollo de la partida. En este Arkham Noir, curiosamente y para sorpresa de alguno, no se cumple ninguno de esos tres puntos.

El juego de Ludonova es un solitario que toma relatos de Lovecraft como base para adentrarnos en una investigación policial que debemos resolver combinando una serie de cartas, las cuales contienen una narratividad nula en su puesta en escena, al menos en apariencia.

Caso #1 Los asesinatos del culto de la bruja

Los asesinatos del culto de la bruja es el primer título dentro de la saga Arkham Noir. A nivel temático interconecta 3 relatos del maestro del horror cósmico: Los sueños en la casa de la bruja, El que acecha en el umbral y Lo innombrable. El juego se desarrolla única y exclusivamente mediante cartas, y en todas ellas veremos ilustraciones de personajes, objetos o lugares extraídos de estos relatos.

 

arkham noir reseña

 

A pesar de lo que pudiera parecer, estas referencias son bastante anecdóticas y no tienen apenas trascendencia a nivel argumental en el juego más allá de servir como acompañamiento temático. Como ya he mencionado, la carga narrativa “real” es prácticamente nula.

Lógicamente esto no afecta para nada a la calidad del juego, pero si es importante mencionarlo para no llevar a confusión a los seguidores de los juegos de Lovecraft o a aquellos que se dejen llevar por lo temático de la caja.

Pero, ¿por qué hago referencia a una narratividad “real”? Con esa palabra trato de hacer referencia a un relato que el juego nos dé ya construido, algo que aquí no sucede. Las cartas carecen de textos de ambientación, no contaremos con un libro de campaña que nos guíe, ni dispondremos de ningún apoyo argumental. Pero en cambio el juego si trata de hacernos hilar todo lo que vayamos desplegando sobre la mesa. Cuando jugamos una carta que indica que un personaje fue desmembrado, el juego nos invita a reconstruir el relato en nuestra cabeza, que juguemos a encajar todos esos retazos sueltos para organizar una historia a nuestra medida. Algo que, ahora si, resulta muy temático dada la naturaleza detectivesca de este juego.

 

arkham-noir-opinion

Estas cartas nos servirán como resumen de turno y además nos ayudarán a mantener ordenados los distintos mazos

 

La propuesta es interesante sin duda, pero en mi caso, el reto que supone la mecánica propia del juego me implica tanta concentración que esa carga temática acaba bastante diluida en pos de su parte más jugable. Es decir, que pasado 5 minutos de partida, abandono inconscientemente la reconstrucción de los hechos y me centro únicamente en conectar iconos y tratar de mantener las cartas bajo control.

Aclarado esto, podemos decir que Arkham Noir es un solitario con una mecánica muy bien depurada. Funciona como un gran puzle en el que actuamos contrarreloj (no literalmente, si no que el paso del tiempo viene marcado por la acumulación de cartas en una zona determinada), tratando de reunir 5 tipos de pista diferentes con el símbolo de puzle dibujados en ella.

Partiremos de una serie de cartas de víctima marcadas con símbolos y tendremos que ir conectando estas cartas a base de unir dichos símbolos. Suena sencillo, pero lo cierto es que el juego añade bastante elementos y detalles a vigilar que le dotan de profundidad y lo transforman en un auténtico reto. Un rompecabezas en el sentido más literal de la palabra.

Otro clásico de los juegos de Lovecraft y que en esta ocasión tampoco falta a la cita, es la pérdida de cordura. En el juego podremos acabar locos en el momento que acumulemos 5 cartas en el área de penalización por cordura. Con lo que será otro elemento, además del tiempo, que deberemos controlar durante la partida.

Un sistema perfectamente medido

Arkham Noir en su inicio tiene una aparente complejidad en sus mecánicas que puede sorprender un poco.

Ya en la preparación, deberemos colocar cartas que marcan diferentes zonas y mazos: descartes, casos abiertos, áreas de penalización, casos cerrados, víctimas, etc… llegando a requerir un espacio considerable en mesa.

 

arkham-noir-opinion

 

Esto, unido a la considerable dificultad del juego (ajustable por suerte para impedir que nos vengamos abajo tras dos partidas), puede ser una toma de contacto algo dura para algunos. Pero lo cierto es que una vez se asimilan las mecánicas y vemos como los engranajes de Arkham Noir empiezan a funcionar, las partidas se disfrutan mucho más. Y esto sucede precisamente por lo magníficamente bien pensado que está todo. El paso del tiempo, la forma en la que vamos enloqueciendo, el cómo vamos atando cabos en los distintos asesinatos, etc… todo se articula de manera impecable. En ese sentido, su autor, Yves Tourigny, ha cumplido con nota.

Un arte de comic noir

La estética de este juego ayuda bastante a sumergirnos en el mundo oscuro y siniestro de Lovecraft. Juega con ilustraciones en blanco y negro, recreadas con un estilo que recuerda al de los grabados y al de algunos clásicos del comic noir. Todo aparece dibujado con trazos sucios y sombras muy marcadas.

 

arkham noir reseña

 

Más allá de las ilustraciones, encontramos también una iconografía que resulta clave en las partidas y que funciona correctamente, cumpliendo su función de ser fácil de identificar y sin peligro de llevar a confusión.

Conclusión

Arkham Noir es un solitario que nos propone pasar 30 minutos dándole vueltas a la cabeza tratando de resolver un puzle de múltiples capas. No sólo deberemos reconstruir los asesinatos conectado cartas en la zona de casos abiertos, si no que deberemos estar vigilando continuamente el paso del tiempo y nuestra locura.

Es un juego que personalmente me supone todo un reto y que por lo tanto me gusta sacar a mesa únicamente cuando me siento con la fuerza (mental) suficiente. De hecho es precisamente este reto, el que hace pasar más desapercibida su original propuesta temática 100% Lovecraft, en favor de su sistema tan bien engrasado.

Con todo, es una propuesta muy interesante que debe estar presente en la estantería de cualquiera que disfrute de los juegos solitarios de vez en cuando.
 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.