Reseña: Aloha Pioha

3.5/5
  • Mecánicas
    3.5/5
  • Dificultad
    3/5
  • Originalidad
    3.5/5
  • Arte
    4/5
  • Materiales
    4/5

La pobre Pualani ha sufrido una invasión de piojos mientras disfrutaba de un apacible día en la playa. ¡Hasta 4 grupos diferentes de piojos se han asentado en su cabeza y compiten entre ellos por hacerse con cada uno de sus pelos!

Con esta original temática nos llega Aloha Pioha, un filler de cartas publicado por Ediciones Primigenio, obra de Israel Cendrero y Sheila Santos, en el que deberemos gestionar a una de estas tribus de piojos para hacernos con el control del mayor número de pelos posibles a base de tirones (como si estuviéramos jugando al clásico juego de tirar de una cuerda por ambos extremos hasta que uno de los equipos logra derribar al otro), pero sin excedernos en la fuerza que ejerzamos para evitar romperlos.

Piojos a ritmo de hula

Al comienzo de la partida, cada jugador dispondrá de un mazo de cartas con un piojo diferente en cada una de ellas. Estos piojos cuentan con una fuerza que va de -1 a 5.

Los diferentes pelos de Pualani que deberemos tratar de dominar se encontrarán en el centro de la mesa (en una partida a 4 jugadores, se colocarán 6 cartas de pelo). En cada carta tendremos un número en color naranja indicando la resistencia del mismo y otro número en blanco que señala cuantas cartas serán necesarias para que aparezca el picor en el cuero cabelludo de la niña y esta se rasque.

 

aloha pioha reseña

 

Durante nuestro turno, tendremos 2 cartas de piojos en la mano y jugaremos una de ellas en cualquiera de los laterales de uno de los pelos desocupados u ocupados por piojos de nuestra tribu, representando que ese piojo comienza a tirar para tratar de quedarse con él.

Los piojos podremos jugarlos bocarriba (mostrando la fuerza del mismo) o bocabajo (quedando oculto el valor real del piojo). En este último caso, deberemos descartarnos de toda nuestra mano de cartas salvo de una.

 

reseña aloha pioha

 

Una misma tribu solo puede situarse a un lado del mismo pelo, ya que de lo contrario estaría compitiendo consigo misma y eso no está permitido. Y además, en cualquiera de los lados de uno de los cabellos, solo puede haber una única tribu. Es decir, que cada pelo podrá tener como máximo un duelo entre dos tribus diferentes. Nunca tres o más.

Al finalizar su turno, el jugador roba 2 nuevas cartas que añade a su mano.

¡Cuidado con las cosquillas!

Si en cualquier momento el número de piojos en un mismo cabello (sumando los de ambos lados) iguala al indicado en la carta correspondiente de ese pelo, Paulani sentirá cosquillas y deberemos robar una carta de cosquilleo que situaremos sobre ese pelo.

 

aloha pioha analisis

 

Las cartas pueden tener un efecto inmediato (señalado con el dibujo de un rayo) o un efecto a final de partida. En el caso de los primeros, se ejecutará lo indicado, se retirará la carta y robaremos una nueva carta de cosquilleo.

Los efectos pueden ser variados como: dar la vuelta a un piojo oculto, aumentar la resistencia del pelo, modificar el valor de algunos piojos o bloquear el acceso a nuevos piojos. Esta idea me pareció muy acertada, ya que a efectos prácticos actúan como eventos aleatorios que añaden salseo y variantes a la partida, pudiendo destrozar la estrategia de cualquier jugador en un instante.

Repartiendo pelos

La partida llega a su final tras la séptima ronda. En ese momento se revelarán todas las cartas de piojo que aun permanezcan ocultas y, pelo a pelo, iremos resolviendo que equipo vence.

 

juego de mesa aloha pioha

 

A la hora de hacer los cálculos de fuerza, deberemos tener en cuenta que si la fuerza sumada de ambos jugadores supera el valor de resistencia del pelo, este se rompe y será el jugador que haya ejercido menos fuerza quien se quede con él. Mientras que si el pelo no se rompe, el pelo será para quien haya ejercido mayor fuerza.

Terminado el recuento, se sumarán los valores de los pelos conseguidos por cada jugador y quien haya obtenido la cifra más alta será el vencedor.

Un colorido mundo en miniatura

Aloha Pioha está ilustrado por Paco Dana, con un estilo lleno de color y muy desenfadado que juega muy a favor de la temática y logra ambientar magníficamente las partidas.

 

aloha pioha opinion

 

Cada tribu está personalizada con diferentes detalles y los piojos tienen un aspecto propio según su fuerza. Así, tenemos al piojo cachas de valor 5, al piojo recostado en la arena de valor 0 o al pobre despistado que tira del pelo en dirección opuesta a su equipo que tiene un valor de -1.

Personalmente, mi parte favorita es el arte de la caja del juego, con un diseño precioso que llama la atención en cualquier estantería a pesar de su pequeño tamaño.

Conclusión

Aloha Pioha logra con éxito transformar una mecánica muy abstracta de faroleo en un divertido duelo de piojos para toda la familia. Las partidas se hacen amenas y muy rápidas, funcionando perfectamente a cualquier número de jugadores.

Su precio recomendado así como el divertido apartado artístico y de diseño, terminan de redondear esta propuesta 100% española. ¡Aloha!
 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.