Reseña: Tu Ciudad Fronteriza

4/5
  • Redacción
    3.5/5
  • Complejidad
    3.5/5
  • Originalidad
    4.5/5
  • Arte
    4/5
  • Edición
    4.5/5

Tu Ciudad Fronteriza es un librojuego en formato comic editado por ediciones Más Que Oca que nos traslada al Lejano Oeste, poniéndonos en la piel de un recién llegado a Ciudad Fronteriza, un pequeño poblado en mitad del desierto del que nos proclamaremos alcaldes con la intención de transformarlo en una ciudad floreciente.

Para ello tendremos que ampliar territorios, construir nuevos edificios, atraer ciudadanos, controlar nuestras finanzas y todo mientras exploramos las tierras a nuestro alrededor en busca de tesoros y nuevos contactos. Para que podáis haceros una idea, Tu Ciudad Fronteriza combina mecánicas sandbox con otras de gestión de ciudad. La parte de aventura estará también muy presente pero no tendremos un objetivo principal bien definido como podría ser rescatar a alguien o escapar de un lugar determinado, si no que podremos realizar infinidad de tareas y pequeñas misiones con el único propósito de conseguir dinero o territorios con los que hacer prosperar nuestro poblado.

Es una obra de Shuky y 2D, y al contrario que otros librojuegos de esta misma serie, está enfocado a un público algo más adulto.

La dura vida del Salvaje Oeste

Como ya os adelantábamos, Tu Ciudad Fronteriza no es como los clásicos librojuegos en los que se nos plantea un objetivo muy concreto al inicio de la lectura. Aquí llegaremos al poblado, conoceremos a los pocos habitantes que pululan por allí (un enterrador, un sheriff, el dueño de un salón y poco más) y se nos dejará a total libertad para campar a nuestras anchas por el amplio mapeado que nos presenta el juego.

 

opinion tu ciudad fronteriza

 

De hecho seremos nosotros quienes debamos elegir la meta final de nuestra aventura de entre las 12 disponibles (divididas a su vez en 3 niveles de dificultad). Estas pueden ir desde construir 15 edificios diferentes, hasta tener al menos 100 habitantes o alcanzar un beneficio mensual de 3.000$.

Y es que la economía será un elemento clave en nuestro devenir. Al principio de la partida no tendremos demasiadas monedas en nuestro bolsillo, pero en cuanto hagamos algunos contactos y nos embarquemos en un par de aventuras, la cosa cambiará, recibiremos ingresos de manera periódica y entonces podremos empezar a ver crecer la ciudad.

Dispondremos en total de 12 meses para alcanzar el objetivo marcado. Este tiempo irá avanzando conforme juguemos, y será el propio libro quien nos avise de cuando finaliza cada mes a través de un marcador con forma de reloj dibujado en ciertas viñetas.

 

reseña tu ciudad fronteriza

 

Construyendo nuestro poblado

Cuando hayamos acumulado algo de dinero, tendremos la oportunidad de edificar dentro de nuestro territorio. El juego nos ofrece un enorme listado de edificios que podremos construir. Cada uno tendrá un coste, unos beneficios, unas ganancias mensuales y otra serie de puntos a los que debemos prestar mucha atención.

Cuando queramos adquirir uno de ellos, podremos hacerlo consumiendo el dinero requerido de nuestros ahorros, y marcando en el mapa (que incluye el libro) la zona en la que se alza nuestra nueva construcción (esta zona variará de tamaño según el tipo de edificio).

 

librojuego tu ciudad fronteriza

 

Si construimos viviendas, nuevos habitantes llegarán a Ciudad Fronteriza para ocuparlas, lo que supondrá un aumento en la población y nueva mano de obra. Si en cambio construimos comercios o edificios públicos, estaremos ayudando a que mejore la calidad de vida de nuestros ciudadanos, además de crear nuevos puestos de trabajo.

Tendremos desde granjas hasta prisiones, pasando por minas de hierro, moteles, juzgados, bancos y muchos más. Construir unos u otros puede afectar a nuestro futuro, tanto directa como indirectamente. Y es que ciertos edificios aumentarán la satisfacción de los ciudadanos, otros harán que suba o baje la seguridad, algunos aportarán materias primas y otros pueden hacer llegar a ciudadanos ilustres a Ciudad Fronteriza. Son bastantes las variantes posibles, y según las que elijamos estas terminarán por hacer que la ciudad cobre vida propia, mostrando sus puntos fuertes y débiles, y obteniendo diferentes resultados para todas ellas.

 

librojuego tu ciudad fronteriza

Algunos de los edificios que podemos construir

 

En un primer momento tendremos un límite en el espacio a construir, ya que los territorios vecinos están dominados por otros terratenientes. Cuando empecemos a sentir que nos quedamos sin hueco para edificar, será un buen momento para ir a negociar con ellos e intentar comprarles las tierras. Si lo conseguimos, podremos seguir expandiéndonos y mejorando la ciudad.

Al final de cada mes, cobraremos los beneficios en base a los edificios que tengamos construidos. La mayoría nos aportará algo de dinero, pero otros como la escuela o el ayuntamiento nos restarán, ya que su mantenimiento no resulta nada barato.

Nuestra Hoja de Ruta

En el libro encontraremos varias páginas con material que deberemos usar para ir apuntando nuestros avances. El más importante es la Hoja de Ruta, una ficha con múltiples características acompañadas de recuadros numerados, que nos servirá para llevar un control pormenorizado del estado de la ciudad (y del nuestro personal).

 

analisis tu ciudad fronteriza

 

Realmente sorprende ver la cantidad de puntos a tener en cuenta: número de habitantes, número de habitantes ilustres, satisfacción, puestos de trabajo, nivel de seguridad, nivel de comida, salud, educación, bandidos en busca y captura, munición y algunos más.

Como decimos, una guía muy detallada en la que veremos subir y bajar los valores en función de nuestras elecciones y de lo que vaya aconteciéndonos durante el juego.

Como ejemplo, una de las tablas que deberemos ir marcando hace referencia a la relación que tengamos con ciertos personajes con los que nos iremos cruzando. Podemos llevarnos bien, mal o tener una relación neutral. Según estemos en un punto o en otro, cada vez que nos crucemos con estos personajes tendrán una reacción diferente, pudiendo tratarnos de manera muy amistosa… o todo lo contrario.

 

analisis tu ciudad fronteriza

 

Dispondremos también de un espacio para guardar todos los objetos que encontremos a lo largo de nuestros viajes. Algunos nos serán útiles en ciertos momentos y otros podremos venderlos en la ferretería de la ciudad siempre que le interesen a la dueña. Entre esos objetos caben destacar las herraduras y las monedas de oro, que se encuentran desperdigadas por todo el mapeado ocultas en las viñetas, y que podemos ir buscando y anotando al más puro estilo ¿Dónde está Wally? para recibir recompensas o, como decíamos, vender en la ferretería.

Cruzando el desierto

Como ya estaréis viendo, la parte de gestión es clave en este librojuego. Cada vez que retornemos a Ciudad Fronteriza tras alguno de nuestros viajes, será momento de construir, controlar los valores de población, ingresos e incluso visitar al Ingeniero del pueblo, que podrá darnos buenas o malas noticias sobre diferentes asuntos relacionados con los edificios ya construidos o los ciudadanos de Ciudad Fronteriza.

Pero el resto del tiempo lo pasaremos, en buena parte, a lomos de nuestro caballo viviendo la auténtica vida de un cowboy solitario. En cada salida que hagamos (que consumirá al menos un mes de nuestro calendario), tendremos que elegir como destino un sector del mapa de entre los 9 disponibles.

 

opinion tu ciudad fronteriza

 

Una vez en camino, podremos encontrarnos con todo tipo de escollos que nos impidan alcanzar nuestra meta: desde asaltantes hasta fieras salvajes o, por supuesto, indios. A veces se impondrá el diálogo, pero en muchas otras ocasiones deberemos recurrir a las armas.

Los duelos se realizan de una forma bastante original: según el número de enemigos y su posición, tendremos más o menos disparos disponibles. Cada disparo lo realizaremos colocando el lápiz a 15 centímetros sobre la viñeta en la que aparezcan nuestros contrincantes y soltándolo sobre uno de ellos. Si acertamos en alguna zona de su cuerpo, habremos acabado con su vida. De lo contrario, habremos fallado el tiro.

Si sobrevivimos al camino, llegaremos a nuestro destino, donde nos esperarán nuevas aventuras, localizaciones por registrar, gente con la que charlar y otras peripecias que preferimos dejaros a vosotros mismos descubrir.

No podemos dejar de mencionar los eventos que aparecerán a lo largo de la partida. Estos vendrán señalados con un número enmarcado en un pequeño dibujo en la esquina superior de la viñeta en la que nos encontremos, y cada uno de ellos se disparará una única vez por partida, con lo que si volvemos a encontrarnos el mismo número más adelante, deberemos ignorarlo. Sus efectos pueden ser positivos o negativos, y su ejecución o no dependerán en buena parte del desarrollo que tenga en ese momento nuestra ciudad.

Un librojuego original y completo

Cuando observamos la hoja de ruta, el mapa y leemos las 2 páginas de reglas que incluye este librojuego, es fácil sentirnos algo avasallados ante la cantidad de contadores y opciones a gestionar. Y no os vamos a mentir, durante la partida no será raro que pasemos por alto algunos detalles (llevar el control de las balas usadas, no obtener beneficios de los edificios para los que no haya trabajadores, etc…), pero una vez asimilamos bien la mecánica y vamos dando los primeros pasitos en la construcción de Ciudad Fronteriza, veremos que las reglas son fáciles de recordar. Únicamente deberemos prestar más atención en los momentos en que regresamos al poblado tras nuestros viajes, instantes que dedicaremos a edificar, cobrar y otros asuntos relacionados con nuestra ciudad.

 

reseña tu ciudad fronteriza

 

Afortunadamente, a lo largo de las distintas viñetas y bocadillos encontraremos recordatorios de que debemos hacer o que tabla debemos consultar en casi todo momento. Y si nos encontramos perdidos, un rápido vistazo a las reglas aclarará casi cualquier duda.

En cuanto a la narración de la historia, la mayor parte del tiempo cada sección que debemos leer se limita a una única viñeta, y es el salto de una a otra lo que genera la sensación de narración estilo comic. Sólo los eventos más importantes y cruciales de la aventura vendrán contados en páginas completas con varias viñetas consecutivas, como nuestra llegada al poblado al inicio de la historia.

Hemos de estar muy atentos a las viñetas, no sólo por los coleccionables secretos que ya os comentábamos (herraduras y monedas de oro), si no también por las rutas alternativas ocultas que en ellas se esconden y que pueden llevarnos a secciones especiales o eventos únicos.

El apartado artístico es notable, con ilustraciones detalladas que huyen de estilos realistas y que pueden recordar a los comics de Lucky Luke. Durante todo el libro se usan únicamente tonos amarillos y azules para el coloreado, enfatizando así esa sensación de estar en mitad del desierto bajo un sol infernal.

 

reseña tu ciudad fronteriza

Desde esta viñeta seleccionaremos cual de las 9 zonas del mapa visitar

 

La edición tiene el gran nivel al que nos ha acostumbrado ya Más Que Oca en esta serie de librojuegos. El libro se presenta con un papel de buen gramaje y en tapa dura, incluyendo entre sus páginas y contracubiertas los elementos necesarios para poder jugar (mapa y fichas). La editorial española pone además a disposición de todos, este mismo material en pdf a través de su página web, con lo que podemos descargarlo, imprimirlo y usarlo en cada partida que juguemos sin necesidad de escribir sobre los que se incluyen en el libro.

Conclusión

Tu Ciudad Fronteriza me ha parecido un librojuego magnífico. Cuenta con suficientes elementos como para que los jugones habituados a este tipo de productos disfruten de sus originales propuestas a pesar de no estar ante un tomo excesivamente voluminoso.

El hecho de presentarse en formato comic hace que nos sumerjamos más fácilmente en este western. Sabe además sacarle partido a las distintas ilustraciones para ocultar caminos, tesoros y aportar ciertas mecánicas más o menos originales que no solemos ver en los librojuegos clásicos.

 

reseña tu ciudad fronteriza

 

Mención aparte merece todo el trabajo realizado en la gestión de la ciudad. Alzar edificios, mejorar instalaciones y batallar con los problemas ocasionados a raíz de nuestro imparable crecimiento, es divertidísimo y hace sentir que de verdad estamos modificando nuestro entorno. El hecho de poder visitar a nuestros vecinos o al ingeniero, y que siempre tengan algo nuevo que contarnos sobre nuestros avances, dota a este apartado de vida propia, dándonos la sensación de movernos en un mundo orgánico que cambia según nuestras decisiones.

A esto también ayuda la capacidad que tiene el juego para que muchas de las elecciones que tomamos en determinados momentos acaben teniendo consecuencias pasadas bastantes páginas. Personajes que pueden tornarse enemigos o amigos u objetos que de llevarlos encima al pasar por ciertas zonas podrán acarrearnos problemas son sólo un par de ejemplos.

Sin duda un libro muy recomendado si eres fan de este tipo de juegos o de las aventuras en el Lejano Oeste.

 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.