Reseña: Last Friday

3/5
  • Mecánicas
    3/5
  • Dificultad
    3.5/5
  • Originalidad
    3/5
  • Arte
    4/5
  • Materiales
    4/5

El Campamento Apache, abandonado desde hace muchos años a causa de una serie de terribles sucesos, volverá a abrir sus puertas próximamente. Cinco amigos han sido invitados por sus nuevos dueños para que pasen un fin de semana por la zona, disfrutando del aire libre y comprobando que todas las instalaciones funcionan a la perfección.

Todo parece ir bien, hasta que los campistas descubran que el asesino que antaño aterrorizó a la zona y que supuestamente se había ahogado en el lago del campamento ha regresado, y lo ha hecho con la intención de darles caza.

Last Friday es un juego asimétrico de Antonio Ferrara y Sebastiano Fiorillo editado en España por Last Level. Permite partidas de 2 a 6 jugadores con una duración aproximada por capítulo de 30 minutos.  Una partida completa está formada por 4 capítulos diferentes.

Comienza la cacería

Tanto la portada del juego, como la pequeña introducción que habéis leído, seguramente os hayan transportado instantáneamente a las clásicas películas slasher como Viernes 13, La matanza de Texas o tantas otras.

 

last-friday-reseña

 

El juego es todo un homenaje al género, recreando las clásicas carnicerías e incluso la tensión propia de estas películas mediante unas mecánicas que beben de juegos como Sombras sobre Londres y La Furia de Drácula.

Para la ocasión, se ha vestido al juego con esta temática de película de terror ochentera y se han añadido algunos elementos propios y diferenciadores que le sientan muy bien.

En Last Friday, un jugador encarnará al asesino, mientras que los demás deberán encargarse de la gestión de los 5 campistas (independientemente de cuantos jugadores participen en la partida).

 

last-friday-reseña

 

El tablero central recrea el campamento en toda su extensión, con el lago en el centro, zonas arboladas repartidas aquí y allá y las diferentes cabañas donde supuestamente íbamos a pasar una tranquila noche. Será en este tablero donde los 5 amigos, representados por unos peones de colores, deberán desplazarse libremente tratando de dar esquinazo al asesino.

Por su parte, el maníaco contará con una pantalla que cubrirá una recreación en miniatura del tablero y una zona de registro donde deberá anotar en secreto en qué lugar del tablero principal se encuentra en cada momento. Cada tres turnos, el asesino deberá revelar su posición (ya sea la de unos turnos atrás o el punto exacto donde se haya, dependerá del capítulo que juguemos), lo que ayudará a los campistas a intuir hacia donde deberían huir.

 

last-friday-reseña

Pantalla del maníaco

 

Además, existen ciertos objetos y habilidades que facilitarán la detección del maníaco, como trampas o luces que colocaremos en las rutas del camping. Si el asesino no las evita, nos deberá mostrar su posición al momento.

Otros objetos disponibles nos ayudarán a agilizar nuestra huida, como las zapatillas o la pala.

Cambio de roles

El aspecto más curioso y divertido de Last Friday, es que durante los diferentes capítulos de la partida los roles se irán invirtiendo.

La primera noche, serán los campistas quienes se vean sorprendidos por la muerte de los monitores y por la inesperada presencia del asesino. Su objetivo será localizar las llaves de las casetas y correr a refugiarse en ellas antes de ser atrapados por el maníaco. Estas llaves estarán ocultas bocabajo en alguno de los marcadores repartidos por todo el mapa.

 

last-friday-analisis

 

Pasado este primer encuentro, los campistas lograrán hacerse con una horca, un hacha y un machete. Ahora ellos podrán dar caza al maníaco que deberá huir de sus perseguidores ocultándose entre las sombras hasta que finalice el último turno.

Pasada esta noche, se revelará la existencia en el grupo de un Predestinado: uno de los campistas será el único que podrá eliminar al asesino. Por el momento parece que desconoce su poder, y lo único que puede hacer es seguir escapando. Durante este capítulo, el asesino deberá centrarse en perseguir al Predestinado, mientras que sus compañeros tratan de impedir la muerte de este por todos los medios.

 

last-friday-analisis

 

Para concluir, el episodio cuarto supondrá el desesperado intento final de acabar con la vida del maníaco. Los jugadores deberán localizarlo y el Predestinado tendrá que darle muerte antes de que amanezca. Si el asesino consigue llegar a la ronda 15 con vida, habrá ganado el juego. Si el Predestinado cumple su labor o entre todos los jugadores consiguen atraparlo, la victoria será para ellos.

Coordinación y cooperación

Last Friday es un juego que, para los campistas, supone todo un reto a nivel de coordinación, especialmente en los capítulos en los que deben perseguir al maníaco. De nada servirá que estos correteen como pollos sin cabeza por el escenario tratando de darle caza de forma individual, ya que los espacios son muy amplios y el asesino siempre encontrará como escabullirse. Trazar una buena estrategia y hacerlo de forma que el jugador que los persigue no se entere, es clave.

 

last-friday-reseña

 

A su favor contarán con las habilidades especiales de cada personaje y con los distintos objetos que vayan encontrando por el mapa.

Por su parte, el asesino tendrá que hacer un buen uso de su movimiento y aprovechar la confusión que puede generar su aparición cada 3 turnos para sembrar el caos y el pánico entre sus víctimas. La sensación al descubrir que el maníaco se encuentra a solo un par de pasos de nosotros es de auténtico terror.

 

last-friday-reseña

 

El hecho de trabajar en solitario, multiplica la dificultad de su labor. Anticiparse a sus rivales y hacer un buen uso de las características especiales (nadar para cruzar el lago, emplear los túneles secretos que conectan las cabañas o acelerar su paso con la Furia Asesina) será lo más importante si quiere alzarse con la victoria. De hecho una partida con un asesino que no gestiona bien su turno y, por lo tanto, que no pone en aprietos a los campistas, puede convertirse en algo muy soporífero.

Un juego inmersivo y bien elaborado

La parte artística del juego está muy bien conseguida. El tablero es magnífico y además tiene un tamaño enorme. Las ilustraciones de los personajes no me convencen tanto, pero están bien resueltas, y la pantalla del maníaco cumple a la perfección su cometido.

 

last-friday-reseña

 

Lo mejor, sin duda, es el regusto a cine ochentero de todo el conjunto. Tanto el grafismo como los textos de ambientación están llenos de guiños y homenajes a películas slasher que los amantes del género disfrutarán muchísimo.

Conclusión

Last Friday consigue trasladar buena parte de la tensión de una persecución al tablero de juego, y eso es algo que debe aplaudirse. Los elementos distintivos que introduce con respecto a juegos de mecánicas similares, como el cambio en el rol de perseguido y perseguidor, así como la temática tan bien elegida son dos de sus mejores alicientes.

 

last-friday-analisis

 

En nuestro caso no solemos jugar más de un par de capítulos por sesión, ya que sus sencillas mecánicas terminan por hacerlo algo repetitivo a la larga. Pero para partidas de 30 – 60 minutos es una buena alternativa.

Lo peor del juego, ser un superviviente que logra estar siempre distanciado del maníaco y pasa la partida sin ningún tipo de sorpresa.

Lo mejor, cuando en una misma partida se dan de frente un asesino estratega y un grupo de campistas que saben trabajar en equipo.

 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.