Reseña: Battlelands

3/5
  • Mecánicas
    3/5
  • Dificultad
    3/5
  • Originalidad
    3/5
  • Arte
    4.5/5

Uno de los tipos de juegos de mesa que más me cuesta introducir dentro de los grupos de juego con los que habitualmente comparto partidas, es el deck building. Los juegos de construcción de mazos, ya sea por necesitar algo de tiempo hasta conocer las sinergias entre unas cartas y otras o por la falta de algún componente llamativo más allá de los propios naipes, no termina de cuajar con facilidad entre recién llegados al mundillo o gente con poco tiempo que dedicar a temas lúdicos.

Battlelands, edición tras la caída, el juego que analizamos en esta reseña, puede verse como una opción para introducir a todos esos jugones a los deck buildings mediante unas mecánicas sencillas y sin apenas complicaciones. Permite partidas de 3 a 5 jugadores, de entre 30 y 60 minutos de duración y en nuestro país está publicado por Asmodee.

Preparación y mecánicas

Battlelands edición Tras la Caída, nos traslada al universo que algunos ya conocerán de otro juego de Jerry Hawthorne: Aftermath, cuyas mecánicas siguen la estela de los fantásticos Fábulas de Peluche y Comanautas (obras del mismo autor).

 

reseña battlelands

 

Aquí cada jugador controlará a una banda de pequeños animales (la mayoría de ellos ratones) enfrascados en una guerra por el control de algunas localizaciones en un futuro postapocalíptico. Contamos con cinco facciones distintas, cada una con sus cartas propias cuyas características y habilidades variarán ligeramente para hacerlas asimétricas. Aún así, existen muchas semejanzas entre bandas.

Cada partida se divide en dos guerras diferentes, y cada una de estas guerras contará con tres batallas. La recompensa por vencer una de estas batallas será quedarnos con el territorio donde combatimos y con su Valor de Chatarra, que en términos de juego equivalen a puntos de victoria.

Al final de la partida, el jugador con más Puntos de Chatarra será el vencedor.

 

battlelands juego de mesa

 

Para la preparación de la partida, cada jugador tomará las siete cartas de una de las facciones, que deberá conservar en su mano, y la carta de Misión Secreta de su color, que colocará en la mesa frente a él.

A continuación dispondremos sobre la mesa, bocabajo, las cartas necesarias para conformar las tres primeras batallas, todas ellas pertenecientes a la Primera Guerra. Cada batalla viene representada por su carta de territorio y por un número de cartas de equipamiento cuya cantidad será siempre igual al número de jugadores menos uno. Para una partida de cuatro jugadores, tendremos que disponer por tanto tres cartas de equipamiento junto a cada carta de territorio.

Hecho esto, ya podemos revelar las cartas de la primera batalla y dar comienzo a la partida.

 

battlelands juego de mesa

 

El turno en Battlelands es muy sencillo. Lo primero que hemos de hacer cada vez que revelemos una nueva carta de territorio, es fijarnos en su esquina inferior derecha. Si esta posee el símbolo de Misión Secreta (una llave), todos los jugadores estarán obligados a asignar una de sus cartas en mano bajo su carta personal de Misión Secreta. Más tarde os explicaremos para qué sirve esto.

Hecho esto, el jugador inicial deberá ejecutar su primera acción. Las acciones a realizar son las siguientes:

  • Jugar carta de Unidad.
  • Jugar carta de Equipamiento sobre una unidad.
  • Pasar y robar una de las cartas de unidad disponibles en la mesa.

Jugar una carta de unidad es tan sencillo como bajarla desde nuestra mano a la mesa, una vez allí, ese personaje formará parte de la batalla activa y sus puntos de fuerza se sumarán a los que ya tengamos de cartas desplegadas anteriormente.

Al jugar una carta de unidad, debemos comprobar el símbolo que la acompaña. Si es una espada, ese personaje deberá colocarse en primera línea de batalla, mientras que si es un punto de mira, tendrá que situarse en la retaguardia. Hay algunas cartas que poseen ambos símbolos, en cuyos casos las colocaremos en la fila que prefiramos.
Es importante, eso sí, que cada nueva carta que añadamos a la formación, se coloque a la derecha de las que ya estén desplegadas.

 

battlelands juego de mesa

 

Para jugar una carta de equipamiento, tendremos que introducirla bajo la última carta de Unidad que tengamos desplegada en cualquiera de las dos filas. Su valor de fuerza y su habilidad especial se sumarán al personaje que la reciba.

 

opinion battlelands

 

Nuestra última opción durante el turno es pasar, momento en el que dejaremos de poder jugar cartas en esta batalla. En ese momento, nos llevaremos la carta bocarriba de la fila de refuerzos con el valor de chatarra más bajo, y la añadiremos a nuestra mano. Si somos el último jugador de la batalla en pasar, no tendremos ninguna carta que robar, pero podremos seguir jugando cartas hasta que queramos.

 

opinion battlelands

 

Una vez todos los jugadores hayan pasado, se sumarán las fuerzas de las cartas desplegadas en cada bando y aquel que posea la fuerza más alta se llevará la carta de Territorio.

A continuación, los jugadores deberán descartar todas las cartas que tengan en juego. Y por último, la carta de Jugador Inicial se pasa al jugador que haya ganado la batalla anterior.

En este momento se inicia la siguiente batalla siguiendo las mismas reglas explicadas, pero con la limitación de no poder contar con las cartas ya jugadas en el enfrentamiento previo.

Cuando finaliza la tercera batalla, y justo antes de dar comienzo la segunda guerra, recuperaremos todas las cartas de nuestra pila de descartes, tanto las de nuestro mazo inicial como las que hayamos ido adquiriendo de la zona de refuerzo, y podremos encarar las últimas tres batallas con la mano al completo.

 

opinion battlelands

Zona de Misión Secreta

 

La partida finalizará con la sexta y última batalla, tras la cual cada jugador tendrá que sumar sus Puntos de Chatarra provenientes de los Territorios conquistados y de las cartas de Refuerzo acumuladas (algunas de las cuales pueden tener puntuación negativa). Para concluir, deberán revelarse todas aquellas cartas añadidas a las zonas de Misión Secreta. Todos los jugadores con el valor de fuerza total más alto en dichas cartas sumarán tres chatarras al total, mientras que aquellos con la fuerza más baja restarán tres chatarras.

Componentes y apartado artístico

Battlelands está compuesto únicamente por un mazo de 85 cartas, todas ellas de una gran calidad y con ilustraciones de un nivel sobresaliente obras de Jimmy Xia.

 

battlelands juego de mesa

 

El apartado artístico es precisamente uno de los elementos más llamativos del juego, capaz de dotar a los enfrentamientos de una personalidad muy especial y marcada. Sus personajes están todos llenos de detalles y fantásticamente representados, no en vano muchas de estas ilustraciones son las mismas que veremos en su ya mencionado hermano mayor: Aftermath.

Opinión

Como comentaba al principio, Battlelands es un juego que puede funcionar como introducción muy muy suave a los juegos de construcción de mazos. Hemos de tener en cuenta que aquí nuestro mano inicial tendrá únicamente siete cartas, y que a lo largo de la partida solo podremos adquirir una carta por batalla (y en ocasiones puede que ni eso). Es decir, las opciones de personalización están bastante limitadas, y una parte considerablemente importante será la de gestionar nuestra mano para que las unidades que tenemos disponibles nos otorguen el mayor número de victorias.

No podemos olvidar que únicamente recuperaremos todas las cartas ya utilizadas una vez a lo largo de la partida: al finalizar la primera guerra. Durante las tres batallas anteriores y las tres posteriores, tendremos que jugar con mucha cautela para no quedarnos sin unidades antes de tiempo.

 

battlelands juego de mesa

 

Las opciones para conseguir territorios son muy limitadas, y si no somos competitivos puede que perdamos dichas oportunidades. Pero al mismo tiempo, echar toda la carne en el asador en una batalla nos puede perjudicar enormemente en las demás, al verse nuestras fuerzas considerablemente disminuidas. Esta gestión de mano, siempre dependiente de la cantidad de puntos que otorgue cada localización y de la fuerza de nuestros  rivales, es lo más interesante del juego. Cada batalla se desarrolla de manera muy rápida y se consigue mantener la tensión y el interés hasta su resolución.

Tener un buen tino a la hora de elegir el momento de pasar es más importante si cabe debido a las cartas de Refuerzo. Recordemos que cuando un jugador decide pasar turno, no jugará más cartas en esa batalla, pero si seguirá interviniendo en la misma siempre que haya desplegado cartas en turnos anteriores. La gran ventaja de pasar en el momento adecuado es que nos podremos hacer con alguna de las cartas de equipamiento o unidad disponibles en la mesa, muchas de ellas de un enorme valor para los enfrentamientos o con una cantidad de Puntos de Chatarra más que jugosa. Estas cartas vendrán a nuestra mano de forma inmediata, y podremos desplegarlas en la siguiente batalla, lo que las convierte en piezas básicas para inclinar la balanza a nuestro favor.

 

battlelands juego de mesa

 

Esta mecánica en la que el jugador no elige la carta que adquiere, si no que esta viene definida por el valor de sus Puntos de Chatarra y el momento en el que decida pasar, era uno de los detalles que menos me convencían en los primeros instantes del juego. Tras varias partidas, no me queda otra que aceptar lo bien que funciona esta mecánica. Obliga a los jugadores a estar en un continuo tira y afloja turno tras turno, dudando siempre entre jugar una carta más para mejorar nuestra fuerza en batalla o luchar con lo ya desplegado para asegurar que nos llevamos esa carta que tanto nos gusta.

Conclusión

Battlelands llegó a nuestras manos principalmente como aperitivo previo a Aftermath, sin que tuviéramos demasiadas expectativas puestas en él.

Tras un buen número de partidas, el juego se ha hecho un hueco en nuestra ludoteca gracias a su buen planteamiento como pequeño filler de gestión de mano y construcción de (mini) mazos. Las partidas son rápidas, dinámicas y por lo general bastante reñidas.

 

reseña battlelands

 

Un punto que posiblemente no guste a muchos es que su número mínimo de participantes es tres.. Lo cierto es que basta jugar una partida para ver que ciertamente el juego gana puntos cuantos más jugadores intervienen, siendo a 4 y a 5 cuando más lo hemos disfrutado gracias a los continuos puteillos entre unos y otros.

Las habilidades de cartas también pecan un poco de ser demasiado similares las unas de las otras, no introduciendo mecánicas demasiado complejas o que puedan llevar a problemas de interpretación. Esto refuerza la sensación de ser un título pensado para todos los públicos y de carácter iniciático.

Para terminar de convencer a esos recién llegados, Battlelands viene envuelto en una estética realmente bonita, con un esfuerzo sobresaliente en las ilustraciones que hacen que el juego entre por los ojos al primer vistazo.

Para nosotros una apuesta sólida y bastante recomendable para sacar a mesa siempre que queramos recordar las sensaciones de un Deck Building con unas mecánicas mucho más sencillas y adaptadas a todo tipo de público.

 

  • Editorial: Asmodee
  • Jugadores: de 3 a 5
  • Autor: Jerry Hawthorne, Andrea Mezzotero
  • Duración: 30-60 minutos
  • Edad: 14+
  • Dureza: 2/5

 

Ronda Social

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Nuestro Top

top juegos de mesa
http://www.rondafinal.es/xia-juego-de-mesa-resena/
http://www.rondafinal.es/resena-escape-tales-el-despertar-juego-de-mesa/
top juegos de mesa
top juegos de mesa
top juegos de mesa
ponzi scheme
monster lands
lord of hellas

Glosario Juegos de Mesa

¿No entiendes algún término de los que solemos usar en Ronda Final? Quizá el siguiente glosario pueda ayudarte un poco.